Columna


Juventud divino tesoro

JULIO CARRASCAL PUENTES

08 de junio de 2021 12:00 AM

La actual problemática por la que atraviesa el país y América Latina, tiene sus causas ancestrales y se retrotraen desde un pasado eurocentrista que se mantiene como espada de Damocles desde Estados Unidos, y como prueba de ello es necesario aportar hechos históricos concretos.

El saqueo viene desde la Europa Imperial, la misma que sin escrúpulos asesinó a dirigentes nativos desde México al Perú Incaico y nos presentan como Nuevo Continente al que ellos trajeron hasta la especie humana por el Estrecho de Bering, pero, como que vinieron sin lengua, porque ni el quechua, el aimara o cualquier otra de nuestras lenguas se habla en Europa, Asia o África. Han pretendido, contrario a las pruebas y los hechos, hasta hacerle creer al mundo que nuestros nativos originarios, llegaron de su denominado Viejo Continente y que el nuestro solo tuvo dinosaurios.

Nuestro continente es tan viejo como Europa, también hubo dinosaurios y una especie humana que ya transitaba por cierto desarrollo civilizado, con viviendas bien construidas, palacios, ropa de algodón y lana, embarcaciones de navegación construidas con madera y hasta viajando a islas que se contemplaban a lo largo del mar, desde los altos de nuestras cordilleras andinas y unas relaciones de producción, en las que la economía familiar y comunitaria estaba desarrollándose y atravesando una etapa de contradicciones internas sociales, que se dieron en todas las sociedades humanas y paridas, desgraciadamente, por la violencia y con leyes que castigaban el ocio, las mentiras y el robo.

Joven, investiga, estudia, comprueba y propicia el cambio; así la lucha continúa y llegará el día en que el eurocentrismo violento, excluyente, mixtificador y avaro, sea derrotado por nuestros pueblos. Causan risa estos depredadores, si no fuese por las tragedias que nos han causado. Según estos perversos, llegaron de allá, nuestros nativos, sin lengua y por ello es que el quechua, el aimara, el muisca y otras lenguas no se hablaron en Europa, Asia y África.

Ellos, Europa, ya habían parido a sus diabólicos emperadores con sus ejecuciones, crucifixiones, estrangulamientos, horcas, esclavos y pestes. Ahora se trajeron de Alemania, después de la derrota nazi, a todos los funcionarios y científicos de Hitler, están en el poder en Europa y EE.UU. y promueven gobiernos fascistas en Latinoamérica. Colombianos en el poder siguen a Mussolini y Hitler desde antes de su derrota en la Segunda Guerra Mundial, por el mercado que impulsaron desde Europa.

Valoremos nuestra cultura con solidaridad milenaria hasta con la pacha mama. Que los fascistas se vayan a su Europa y EE.UU., que desde hace rato les ampara, protege y alimenta. Hay personas y medios de información privados que tratan de frenar la rueda de la historia, imponiendo gobiernos despóticos con granujas de todo género, pero, a su pesar, los cambios continúan.

TEMAS