Columna


La Boquilla sin Ley, ni orden, sin Dios, ni Patria, sin autoridad

ÓSCAR BORJA

ÓSCAR BORJA

14 de septiembre de 2020 12:08 PM

La falta de autoridad y presencia del gobierno local y nacional tienen a La Boquilla sumergida en un caos. El desorden, la pobreza, la miseria y una pésima calidad de vida se ve reflejada con solo mirar los improvisados ranchos al lado de la vía de ingreso desde la zona norte hacia la avenida Santander.

Lo más grave, un irreparable daño a la zona de manglar ocasionado por la tala y rellenos que proliferan sin control alguno. Se hace necesario la presencia de la Dimar, Procuraduría, Fiscalía, de la Presidencia de la República, del Ministerio del Medio Ambiente. Si prestigiosas cadenas hoteleras se han apropiado de terrenos de baja mar, también humildes ciudadanos se han apoderado de zonas de especial protección, en las narices de la inspectora de policía, Geidys Velásquez Puerta; del alcalde, Willian Dau Chama y de toda la ciudad, razón por la cual podemos afirmar que La Boquilla es un territorio sin ley ni orden, sin Dios ni Patria, sin autoridad.

Que Dios nos proteja para que esta situación que se presenta en La Boquilla no ocurra en todo el país. La falta de autoridad es la responsable del deterioro ambiental, de la pobreza, del desorden urbanístico. Una democracia y un estado social de derecho, sin autoridad, sin ley es una bomba de tiempo para un conflicto interno inevitable, estamos a tiempo de corregir.

Señor Presidente, procurador, alcalde, inspector de Policía en sus manos está la solución, solo deben cumplir con su deber y hacer cumplir la ley.

TEMAS