Columna


La ecologización de la propiedad

RAFAEL VERGARA NAVARRO

11 de diciembre de 2021 12:00 AM

La Resolución 0622 de junio del 2021 expedida por Cardique acotó la ronda hídrica de la ciénaga de la Virgen y los cuerpos de agua internos de Cartagena, su franja paralela y el área de protección aferente que pertenece a la nación y no es adjudicable, según el código de Recursos Naturales y la Constitución.

El decreto 1076 de 2015 señaló que la ronda es una norma de superior jerarquía y determinante ambiental, lo que significa poner fin a la urbanización legalizable de la franja paralela de la línea de marea alta o la del cauce permanente hasta treinta metros, es decir las construcciones en las zonas de bajamar.

Dicha determinante de ordenación, protección, y restauración del territorio, puede chocar con derechos adquiridos por particulares, lo que reconoce la norma, pero esos derechos no son oponibles al fin perseguido al acotar, que es la protección y restauración ambiental de los ecosistemas de la ronda hídrica, no la continuidad de su modificación o deterioro.

Como dice el Código de Recursos Naturales en el artículo 84 “la adjudicación de un baldío no comprende la propiedad de aguas, cauces, ni, en general, la de bienes inalienables e imprescriptibles del Estado”, entre otros, la ronda hídrica (art 83).

Todo lo anterior porque ya el Curador 1 concedió la primera licencia de construcción el 3 de septiembre de 2021, con posterioridad y sin acatar la resolución 0622 que es de junio; y causa preocupación que haya otras en camino, ante la existencia de zonas de bajamar loteadas que, por el artilugio o resurrección, en el pasado Edurbe las convirtió en baldíos vendibles en el caño de Juan Angola, Marbella. Manga...

La Dimar priorizó la propiedad de esa zona de bajamar bajo su protección, sin reparar en la restricción impuesta como Determinante Ambiental por la Ronda Hídrica, ¿volverá a suceder?

Ante los intereses la Constitución es diáfana: Si por motivos de utilidad pública o interés social resultare en conflicto con derechos de particulares “el interés privado deberá ceder al interés público o social”. “La propiedad privada es una función social que implica obligaciones como tal le es inherente una función ecológica” (art 58).

La Corte Constitucional en su sentencia T-760-07 advierte que la Constitución del 91 imprimió un cambio en el código Civil de 1887. “La ecologización de la propiedad es producto de la evolución del concepto de Estado, de un parámetro meramente individual (liberal clásico) a un mandato que supera inclusive el sentido social de la misma para en su lugar, formular como meta la preservación de las generaciones futuras, garantizando el entorno donde podrán vivir”.

Ni una construcción más en la ronda de los cuerpos de agua. Vivir con los humedales, no sobre ellos. Es necesaria la recuperación ecológica integral del caño de Juan Angola y demás cuerpos de agua, el cauce permanente, la capacidad hidráulica, los manglares y su fauna, adaptarnos ante la crisis climática.

*Abogado ambientalista y comunicador.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS