La ética en la política

26 de abril de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El tema de la política en plena campaña electoral está que arde. Los debates televisivos han estado invadidos de nimiedades, puyas, críticas, chismes y ataques personales entre los diferentes candidatos. Acusaciones van y vienen. Situaciones pasadas y presentes pero todas van encaminadas a denigrar al rival, especialmente cuando se trata de los cambios que generó el presidente Uribe en sus casi 8 años de ejercicio de la autoridad y soberanía nacional. La ausencia de programas concretos y del cómo hacerlo, ha sido total. Menos mal que la política de Seguridad Democrática es la única que no ha sido cuestionada por ningún candidato porque, de verdad, ya es una política de estado. Claro ya se sospecha que algunos candidatos estarían dispuestos a dialogar y hacer acuerdos humanitarios con las FARC. Recordemos que la nobleza de Andrés Pastrana de darles el Caguán a las FARC por tres años y medio, sirvió para que se burlaran del país. Hubo diálogos, discursos, visitas internacionales y demás muestras de imágenes televisivas. Pero en ese territorio escondían a los secuestrados y no hubo cesación de actos terroristas, de secuestros, ni dejaron de producir y comercializar la coca que es lo que les dio nuevos alientos. Hay que reconocer que esta situación generó el rearme y modernización de las Fuerzas Armadas. Todos sabemos que la política no es más que la expresión concentrada de unos intereses económicos y sociales de los grupos humanos y los partidos. De modo que es bueno – y de eso debieran ocuparse los candidatos – hacer una evaluación de la ética en el modelo económico que se está desarrollando dentro del marco de la inevitable globalización de la economía de mercado libre en el cual las regulaciones del estado son mínimas especialmente en el sector financiero. Este sector, en opinión de muchos, es el que merece más intervención del Estado, porque es una realidad que los billones de utilidad que reciben, son a costa de que están cobrando los intereses más altos del mundo y al desprotegido usuario le cobran hasta el respiro, desde los cheques, el 4 por mil por cada operación, la utilización del cajero para que el usuario retire su propio dinero sobre el cual pagan al ahorrador una tasa ridícula de intereses. En pocos países existe una banca tan beneficiada como en Colombia y es urgente reformar todo esto para mejorar el sistema y así los consumidores se privilegien para adquirir vivienda o crear empresas a tasas más bajas. Sea cual sea el nuevo gobierno que se elija debe tener claro que además de estas reformas del sector financiero, deben mantener la Seguridad Democrática y profundizar en todo lo social. Las empresas y los políticos deben tener una gran Responsabilidad Social en la solución de los problemas sociales. Las autoridades, deben darle un sentido ético a la política, la cual debe ejercerse con honestidad, transparencia, lealtad, apego total a la legalidad y desarrollar una economía en donde el ser humano sea lo esencial, se disminuya el desempleo, se mejoren las condiciones de vida de la población en salud, educación, vivienda, empleo y en lo ecológico, por lo menos ya se firmó un acuerdo entre todos los candidatos para comprometerse a conservar el medio ambiente, un problema de la humanidad. *Abogado y escritor rivelpa@yahoo.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS