Columna


La hora del turismo y otras glorias

JESÚS OLIVERO

JESÚS OLIVERO

27 de marzo de 2020 12:00 AM

Luego de décadas de júbilo y jolgorio, temporadas con ocupación completa, masivas conversiones de casas coloniales en hoteles, entre otras noticias para el sector del turismo, en particular el hotelero, llegó la hora de ponerse la franela y sacar un pedacito de las multimillonarias ganancias para inyectarlas en la ciudad que les ha dado todo, desde murallas y atardeceres para divertir a los visitantes, hasta el sacrificio de caballos exhaustos en el hirviente pavimento.

Es imperativo que nuestros líderes tomen el virus por los cuernos y saquen su talante. Senador Araújo, muy bueno sería no verlo en los medios transmitiendo mensajes del gobierno, usualmente ideas del ejecutivo sobre proyectos y ayudas a esta tierra. Usted es una persona con muchas cualidades e ideas, capaz de realizar cambios transformadores en nuestra sociedad. Lo invito a actuar de forma proactiva y decidida, generando iniciativas de impacto y dejando estelas de bienestar en su territorio. Podría proponer y ejecutar gestiones para garantizar que la industria hotelera se comprometa a no despedir a ningún trabajador por todo el tiempo de la crisis, y por supuesto, poner el ejemplo, al menos en los hoteles de su familia.

El turismo, claro, no es el único a romper filas. La Cámara de Comercio sacó el programa Ideas por una Cartagena Mejor. Bien, pero hoy, y en los meses por venir, la ciudad será mejor y resiliente si ustedes insisten en promover cero despidos en el comercio, la industria, los puertos y el turismo. Si estos gremios mantienen contratados a sus trabajadores, aún en sus casas, podremos aguantar lo que viene, y terminarán los empleadores fortalecidos como nunca antes en la historia. Pero, si el egoísmo predomina y todos piensan que esto es de unos días, el colapso de lo que conocemos como sociedad podría ser una realidad, y la recuperación un sueño.

Seamos optimistas y trabajemos lo impensable, empezar a cerrar la brecha social que políticos, empresarios, y hasta muchos de nosotros como ciudadanos, contribuimos a tejer en el corralito. Así, independiente de las afiliaciones políticas, tenemos que apoyar la labor titánica, excepcional y peligrosa de nuestros buenos gobernantes contra el COVID-19. Solicito a los mismos gestionar los recursos de proyectos como la Protección Costera, o las obras sobre el canal del Dique, para su utilización en el cuidado de enfermos graves y mitigar el hambre. Por supuesto, iniciativas privadas como préstamo de hoteles o casas para refugios y atención médica, aportes de días de salarios, y donaciones al máximo nivel, también serán necesarias.

*Profesor.

TEMAS