La lepra aun existe

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Nadie más hablaba con pasión de la lepra que el maestro Dr. Fernando Latapi  Contreras, en México y fue él el abanderado para luchar contra ella en toda América.

La lepra es una enfermedad en la que poco se piensa, porque se cree que no ya no existe o simplemente se tiene una idea equivocada de cómo es en realidad y no sabemos que es un problema de salud pública en muchos países en los que se piensan que está erradicada, como sucede en México, Brasil, Venezuela.

Colombia y a pesar de ser muy antigua y desconocerse su origen, sigue cargando el injusto prejuicio que cualquier enfermedad pueda tener, al extremo, que muchas personas son aisladas socialmente, no por decreto, ni como hacían en la antigüedad, que los sacaban de las ciudades y les daban una campana que debían sonar para decirle a los demás que eran leprosos.

Actualmente, la forma de aislarlos ya no es en los leprocomios porque gracias a Dios ya no existen  en nuestro país.

Los últimos fueron los de Agua de Dios en el interior y Caño de Loro en la Costa Caribe, lo que se estila ahora es muchas veces impidiendo que los enfermos vivan en nuestra vecindad y si no se puede impedir se ha dado el caso de familias que han cambiado de casa o de barrio solo porque en la cuadra vive un enfermo de lepra.

No estamos lejos de médicos y enfermeras que siguen manteniendo el concepto medieval, en donde se tomaba la lepra como signo de sufrimiento, de pecado o de castigo  y se mira aun como la más temible, la más contagiosa, la peor de las enfermedades y cuan falso es todo este concepto a la luz de los modernos conocimientos.

Doy fe de ello porque mi tesis de grado se basó en el  diagnóstico temprano de lepra en zonas endémicas de México, es más, me  atrevo a decir que estas ideas equivocadas y anacrónicas hacen más daño que la misma enfermedad.

La lepra es producida por el bacilo Mycobacterium Leprae, descubierto por Hansen en 1873 y debemos tener en cuenta que es familia del Bacilo que produce la tuberculosis. El bacilo de la lepra se encuentra agrupado en los tejidos, pero su virulencia es muy escasa y muere pronto cuando sale de su medio habitual.

Lo más importante y lo que lo diferencia del bacilo de la tuberculosis, es que no se ha podido cultivar y por eso no tenemos vacuna contra la lepra.

Podemos decir, contra todo lo que se piensa, que la lepra resulta la enfermedad menos transmisible de todas las enfermedades transmisibles. Solo 5 personas entre 100 que se exponen al contagio adquieren la enfermedad y de ella el tipo benigno de las diferentes  formas en que se presenta.
Lo que debemos tener bien claro es que el hombre es la única fuente de infección, porque no se conocen ni portadores ni reservorios.

Ahora bien, no se sabe cómo entra y sale el bacilo, pero sí se sabe que es muy abundante en las lesiones de la piel y de las mucosas y es factible que sea la vía cutánea la más viable, aunque no se deja de pensar en la vía respiratoria y digestiva. Entonces, recalco, no hay vectores y la transmisión se hace de persona a persona mediante convivencia  que debe ser intima y prolongada, aun cuando no pueda determinarse el tiempo mínimo necesario para adquirir la enfermedad.

Lo que llama la atención es que a pesar de estar expuestas a millones de bacilos que eliminan los enfermos, no existe la lepra conyugal y la posibilidad de enfermarse en el medio familiar es baja cuando uno de los cónyuges tiene la enfermedad y se duplica la posibilidad cuando son los dos los que la padecen.

Los niños y los jóvenes son los más susceptibles a enfermarse, igualmente sucede con los hombres frente a las mujeres,  en una proporción de 3 hombres por 1 mujer.

Por último tenemos que decir, que para adquirir la enfermedad se necesita predisposición inmunológica y después oportunidad de recibir los bacilos, si falta una de estas condiciones, la persona se puede infectar, pero no desarrollar la enfermedad.
www.clinicadelapieladolfogomez.com/web/
a_gomezagamez@hotmail.com

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS