La oportunidad de Lidio

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El progreso solo es posible cuando cada una de las personas hace bien su trabajo, manteniendo renovado el compromiso y esfuerzo en mejorar cada día sus acciones. En este sentido, el nuevo presidente del Congreso, Lidio García, tiene una gran oportunidad de aportar muchas cosas al departamento y al país.

El senador García ha tenido una carrera política sobresaliente para sí mismo, pero los frutos de su siembra en el campo social son poco visibles a nivel departamental y casi desconocidos en el país. Si los mismos que eligieron al desastroso presidente anterior, fueron los que votaron por él, la expectativa de tales padres de la patria es seguir desprestigiando al Congreso, a ellos mismos, cosa que el senador no puede permitir.

García puede hacer su papel más simple, es decir, mirar quién pide la palabra en las sesiones, y otorgarle el tiempo para que hable, y de vez en cuando decir algo, ojalá no similar a las célebres y desafortunadas tonterías de Macías. Por el contrario, podría emplear la posición que tiene para convertirse en alguien influyente, así sea desde la palabra o la gestión, sobre el destino de Bolívar. Es lo mínimo que una tierra desamparada puede esperar de un hijo ilustre, parido con asfixia, dolor, y pujando al sentir la lanza del abandono y la violencia en la espalda.

Empezando por su tierra natal, el senador puede cambiar la historia desastrosa de las niñas del Carmen afectadas por la vacuna contra el VPH. Su voz lograría acciones contundentes. Esas niñas necesitan atención médica y oportunidades en muchos ámbitos. Es hora de gestionar la visita de una misión de la CDC de Atlanta, desarrollar las recomendaciones del estudio de la Universidad de Cartagena y concretar una solución integral al problema.

Allí mismo, en los Montes de María, y en consonancia con su discurso inaugural, la paz, apenas tomando forma, aún es muy frágil y debe protegerse. Recuperar las tierras despojadas, llevar programas sociales a las zonas devastadas por las masacres y frenar la deforestación masiva de los cerros, son prioridades que no pueden aplazarse. Así mismo, generar un corredor biológico libre de plaguicidas y monocultivos, sería una fuente esperanzadora para el futuro de la región y brindaría los pedestales iniciales hacia un modelo de desarrollo sostenible.

García puede lograr que los andinos no sean los determinantes del futuro de los que vivimos en estas tierras calientes. Los más de dos billones de pesos gastados en ampliar las carreteras del Departamento, algo que no sirve de nada, es una prueba de que nos usan como idiotas útiles para llevarse jugosos contratos. Respetado senador, esta es su oportunidad, también la nuestra, pellízquese.

*Profesor

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS