La pésima idea de las casas de plástico

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

*Profesor.

Un artículo de prensa menciona que una empresa local es ejemplo de gestión responsable basada en economía circular. Esta organización usa plástico reciclado para elaborar productos, desde pérgolas y letreros de Cartagena, hasta aulas para niños. Podría resultar aplaudible el ahínco para buscar alternativas de solución a problemas graves, como el plástico usado. Sin embargo, en este afán, no pueden dejarse de lado detalles que albergan inconvenientes complejos y convertir ideas aparentemente sostenibles en desastres de salud pública.

Me refiero a la construcción de casas o aulas escolares con el plástico reciclado. Una cosa es puentes, muelles y figuritas para turistas, pero otra muy distinta, es el lugar de vivienda, estudio o trabajo. Los objetos de plástico reciclado son fabricados con varios químicos, algunas veces a altas concentraciones. Varias de estas moléculas, como el bisfenol A (BPA), los pthalatos, y los retardantes de llama, son tóxicos reconocidos. Lamentablemente, dada nuestra afición y dependencia al plástico, así como a diversos materiales, llevamos de estos xenobióticos en la sangre.

Estos químicos no se quedan en el plástico. La luz del sol y las altas temperaturas, como en Cartagena, facilitan su liberación, haciendo que la exposición sea muy alta. Solo en el caso del BPA, es desbordante la literatura científica que lo relaciona con tumores dependientes de hormonas, cáncer de seno y próstata, pubertad precoz, síndrome de ovario poliquístico, obesidad, y diabetes, entre una gran lista de patologías.

¿Sabía esta empresa, sus aliados, el Ministerio de Educación, y la Alcaldía sobre los peligros de los aditivos en el plástico reciclado, y la alta exposición a la que las personas pueden someterse si este material es usado para construir viviendas? La respuesta es obvia.

Así como se hizo con los edificios mal construidos, hago un llamado a los entes de control, salubridad pública y ambiental, para que exijan un informe sobre la exposición a compuestos orgánicos volátiles (COVs), específicamente a aditivos plastificantes, recibida por las personas que habitan las viviendas o hacen uso de las aulas de innovación ambiental. Urge proteger la salud de los ciudadanos. Por supuesto, debe acudirse al principio de precaución con los usuarios. Si la exposición es cero, maravilloso. Si estos químicos son liberados y los vivientes están expuestos, entonces deben tomarse las medidas legales respectivas.

Singular que estas súper tecnologías emergentes de la sostenibilidad sean implementadas primero en barrios de estrato uno que en los de estrato cinco.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS