Columna


La piedra en el zapato

YEZID CARRILLO DE LA ROSA

01 de octubre de 2022 12:00 AM

El pasado 26 de septiembre, al tiempo que se reabría la frontera colombo-venezolana, en el CDH de Naciones Unidas se presentaba el tercer informe de la comisión de expertos que verificaba las violaciones a los DH en Venezuela. Se trata de un duro informe (300 páginas) que muestra el lado más oscuro del régimen de Maduro.

El primer informe reveló que las autoridades venezolanas habían cometido violaciones sistemáticas a los DH (algunas constituían crímenes de lesa humanidad), el segundo, que el poder judicial había tenido un papel activo en ello (no investigó o convalidó las violaciones) y este tercer informe sostiene que verificó (bajo el estándar de prueba “motivos razonables”) que dichas violaciones son el resultado de una maquinaria organizada desde lo más alto del poder.

Varias cosas para resaltar. La primera, que señala como directos responsables a Maduro, su vicepresidenta y a otras autoridades de alto nivel; la segunda, que hace recomendaciones específicas al fiscal de la CPI para que investigue; la tercera, que 24 delegaciones respaldaron el informe (incluida Argentina y Chile); finalmente, que 17 pidieron expresamente la renovación del mandato de la Misión en Venezuela.

Nadie duda que la reapertura de la frontera y la paz total son supremamente importantes, pero dada la gravedad del informe sobre el régimen venezolano, el gobierno debería cuidarse de mandar mensajes imprecisos o dubitativo, si no quiere que Venezuela se convierta en “una piedra en el zapato”. El presidente debe saber que se mueve en “arenas movedizas” y que no puede equivocarse como lo hizo con Nicaragua (en donde la situación de DH es dramática, pero no tanto como en Venezuela).

El gobierno colombiano se halla en una encrucijada porque: primero, las negociaciones con el Eln pasan por Venezuela, pero cualquier ambigüedad puede ser interpretada en Colombia como una legitimación del régimen venezolano, lo que puede afectar los consensos necesitados para las reformas (salud, trabajo, reforma agraria, etc.) y promesas de cambio. Segundo, el gobierno actual fue elegido bajo las banderas de los DH, pero le toca tratar con quien los niega (el informe acusa a Maduro, entre otras, de los mismos crímenes que el entonces senador Petro acusó al Estado colombiano: de torturar y asesinar estudiantes). Finalmente, Duque denunció ante la CPI a Maduro; si el gobierno retira la denuncia, parecería una concesión inaceptable, pero si la mantiene, con qué cara pide apoyo.

Nota: Si algo hay que admirar de este gobierno es su finura en el manejo de los símbolos, pero ¡por favor! entregarle “innecesariamente” una rosa blanca a Fredy Bernal “encarnación” de lo más brutal del régimen de Maduro en la frontera...

*Profesor Universitario.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS