Columna


La revelación

GABRIEL RODRÍGUEZ OSORIO

28 de junio de 2021 12:00 AM

Por siglos la humanidad ha estado buscando el Arca de la Alianza, que con el Santo Grial es uno de los objetos más importantes de la tradición judeo-cristiana; testimonio del pacto de Jehová con su pueblo, donde se guardaban las segundas tablas de la ley o diez mandamientos, y parte de la primera tabla, aquella que Moisés destruye en un acto de ira, cuando bajando del Sinaí encuentra a su pueblo adorando a un falso dios.

Las tablas de la ley, es la constitución que Dios imparte al pueblo de Israel en el Monte Sinaí, para ser cumplida con estricta devoción, cuyo cumplimiento lo que busca es la felicidad de su pueblo. Es un mueble diseñado por Jehová mismo, de fina carpintería, en madera de Acacia, la misma con la que fabricaron los maderos para crucificar a Jesús. Forrada por dentro y por fuera en fina laminilla de oro traído de Parvaim, la que tenía encima una tapa de oro macizo y sobre esta dos querubines con sus alas extendidas en señal de protección.

El Arca que tenía cuatro asas o brazos para ser portada sagradamente en el devenir del pueblo hebreo, y que posteriormente el Rey Salomón guarda en el templo que él mismo construye en el siglo diez antes de Cristo. Medía 1,11 metros de largo por 67 centímetros ancho y 67 centímetros de alto, y era tan sagrada y de origen tan divino que se posaba sobre cuatro patas, para no permitir tener contacto con el suelo.

Hollywood hizo una película en 1981 dirigida por Steven Spielberg, con el actor Harrison Ford, quien personifica al antropólogo, profesor emérito de la Universidad de Harvard; Indiana Jones, quien la busca afanosamente, corriendo toda clase de peligros, para que los nazis no la encuentren primero, pues quien la tenga se convierte en un todo poderoso. El Arca significa o representa el poder de Dios en la tierra.

Su rastro histórico se pierde en la historia de la humanidad, más o menos hace 26 siglos en Jerusalén. Desde entonces su paradero es un verdadero misterio. Según el libro de los Macabeos, fue enterrada en una cueva en el Monte Nebo, en Jordania, para protegerla de la invasión babilónica. Otros dicen que está en el Monte Moriah, en Jerusalén (donde Abraham intenta sacrificar a su hijo Isaac por mandato de Dios), donde estuvo localizado el antiguo templo de Salomón.

Después, según los británicos, que está en un templo en Etiopia, donde es custodiada por sacerdotes de la Iglesia Nuestra Señora de Sion. Hay una antigua leyenda que dice que la Orden de los Templarios la trajo a Inglaterra en el siglo 12, después de Cristo.

En fin, su paradero es un verdadero misterio; pero la gran revelación que tuve es que el Arca de la Alianza no es otro que el vientre sagrado de la Virgen María, el que Dios usa para traer a Jesús. María hace la unión de lo divino y celestial con lo humano y terrenal, trayendo al portador de las buenas nuevas del Evangelio.

*Arquitecto.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS