Columna


La sociedad de la información y la urbanidad

JOSÉ VILLAMIL QUIROZ

24 de noviembre de 2022 12:00 AM

La sociedad de la información y el conocimiento es una de las características más destacables de la organización social contemporánea. La naturaleza de este fenómeno se encuentra en la década de los ochenta del siglo pasado con los inicios de la tercera ola de globalización. Ella pone de manifiesto el paso de la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento y del entorno tecnológico. Ello guarda concordancia con que mientras que en la segunda ola de globalización el factor clave de la economía era el petróleo, a partir de la tercera ola el insumo determinante que mueve la economía es la microelectrónica.

La sociedad de la información y el conocimiento asume esa denominación, principalmente por el auge inusitado de las nuevas tecnologías de información y comunicación. Se caracteriza por las comunicaciones asincrónicas, es decir, que usted no requiere de la presencialidad para comunicarse con otra persona. Significa que los seres humanos viven en tiempo real por la instantaneidad comunicativa que suministra. Esa dinámica se facilita por el internet y los dispositivos tecnológicos que se encuentran al alcance de los ciudadanos, los cuales agilizan los procesos económicos, sociales, educativos y un largo etcétera de actividades humanas. Esta afecta también los procesos educativos enmarcados en el denominado e-learning, categorizado como las actividades formativas que se dan exclusivamente a través de un dispositivo conectado a la red, adquiriendo diferentes denominaciones como teleformación, aprendizaje electrónico, formación online.

Mientras que la sociedad de antaño tenía su Urbanidad de Carreño para regular el comportamiento, la sociedad de la información y el conocimiento también tiene sus reglas para regular el comportamiento en el mundo virtual, esta se denomina Netiqueta y pone de manifiesto las normas de comportamientos para que usted no represente un ciudadano mal educado y vulgar en las autopistas de la información.

Las categorías más relevantes de la Netiqueta pasan por conservar la buena educación, respetar el ancho de banda de los demás, no enviar imágenes ni videos de otras personas, sobre todo si son de carácter íntimo, no difundir información privada de ti ni de otros, cuidar la ortografía. No obstante, unos segmentos amplios de internautas destrozan la urbanidad de la sociedad de la información con comportamientos inadecuados y groseros, los cuales demuestran que cohabitan en la sociedad posmoderna, pero todavía con mentalidad colonial. Cuentan con dispositivos tecnológicos para no hacerse invisibles electrónicos; empero asumen un concubinato electrónico que destroza las mínimas reglas de convivencia que terminan naturalizando y adaptando a sus preferencias y niveles propios de educación.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS