Columna


La tercera ola

JOHANA BUENO ÁLVAREZ

15 de abril de 2021 12:00 AM

La enfermedad producida por SARS-CoV-2 que se originó en Wuhan, China, y que rápidamente traspasó las fronteras a nivel mundial tomando la connotación de pandemia, la cual ocasionó un impacto severo en la salud pública, y que afectó también de manera directa a otros sectores económicos, hasta el punto de cierre de fronteras, restricción de viajes y otras medidas como la cuarentena, conllevó a implementar estrategias de investigación con el fin de mitigar esos efectos, partiendo desde el análisis continuo de indicadores epidemiológicos hasta lo que hoy conocemos como “epidemiología genómica’’, la cual se ha convertido en una herramienta importante por la información que genera, que va desde la identificación, características, procedencia, entre otros, hasta la generación de insumos para el diseño de terapias o acciones frente a los efectos producidos por este.

Dichas estrategias nacen de la necesidad de identificar los múltiples linajes que se han desprendido de la cepa inicial, producto de mutaciones propias del agente etiológico, lo cual ha producido efectos en los diferentes países, caso puntual el comportamiento observado en Brasil, donde se identificó una de las variantes con mayor impacto en la salud pública, al igual que la variante británica, que se asocia con un 61% más de riesgo de muerte; esta variante detectada en Reino Unido se encuentra en muchos países, con una capacidad replicadora elevada.

Con el fin de explicar comportamientos que se presentan en ciudades como Barranquilla, Medellín y Bogotá, que de forma indirecta pueden afectar a Cartagena por su constante relación con el turismo y economía portuaria, entre otros, se ha generado la necesidad de implementar la estrategia dispuesta por el INS sobre caracterización genómica SARS-CoV-2 Colombia, lo cual ha permitido identificar los linajes que circulan actualmente en el país y por departamento, esto reducirá y mejorará la especificidad en la detección y tratamiento del COVID en el distrito de Cartagena.

Actualmente en el departamento de Bolívar circulan de manera activa 5 genomas del virus: 3 pertenecientes al B.1 y 2 al B.1.111. Dicha estrategia se viene desarrollando en el Distrito en conjunto con el INS y el Laboratorio de Salud Pública departamental, con el objetivo de reducir no solo las mutaciones que se presentan en el genoma viral (inserciones, deleciones, sustituciones) que no solo pueden afectar la interacción entre el virus y las células del hospedero, sino que también pueden incidir en la especificidad de las pruebas de diagnóstico clínico favoreciendo el reporte de falsos negativo, limitando así la contención de su propagación entre la población.

Finalmente, quiero recordarles que más allá de todas las estrategias que estamos implementando las autoridades de la salud, y mientras avanza el Plan Nacional de Vacunación, es fundamental que los cartageneros no bajemos la guardia: el lavado constante de manos, el uso del tapabocas y el distanciamiento físico sigue siendo, sin duda, la mejor estrategia para salvar vidas frente al COVID-19.

*Directora del Dadis

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS