La tragedia de ser pobre

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La desgracia que a diario vivimos muchos colombianos, entre los cuales me cuento y que por tanto, desde niño  han inspirado nuestro actuar humanístico y solidario, hacen parte de mi existencia, en particular, de mis familias  y la de muchos colombianos. La indigente miseria por la que atraviesa la humanidad, Colombia y Cartagena, tiene raíces históricas universales, por cuanto, somos víctimas milenarias de la expulsión social y de la ausencia de oportunidades. Ser pobre es una tragedia.

Vi morir con impotencia a mis padres, por causa del sistema de salud, presencié la no atención de urgencia, de mi hija médica en una clínica de Cartagena, que ironía, ella estaba en pleno ejercicio de su año rural y he contemplado a mucha gente, implorando atención y muriendo sin ser atendida . La lista de injusticias es inmensa, esto, apenas es una microscópica muestra, muchas personas lo saben, porque lo viven.

Vivimos y sabemos que es no comer tres veces al día y  ver  como mucha gente, no tiene para dar sepultura a  sus  seres  queridos, es decir, los pobres  no  pueden vivir dignamente y tampoco, tienen tierra en que caerse muerto, mientras  unos  pocos,  se  enriquecen  a costas de todos  nosotros, de los dineros públicos. 

Me preguntaba  desde  niño, porque éramos pobres. Pude obtener respuestas de mis padres no de su saber libresco, sino de sus saberes  ancestrales, como también de mis maestros, ellos, como mis progenitores, fueron los arquitectos que tallaron una manera de ser, una conciencia de clase, el sentido de la equidad, de lo justo, y una estructura moral y humanística .

Hoy  puedo responder, la pobreza, la exclusión política, económica y social, tiene  evidencias, fue impuesta por la fuerza, por un grupo de criminales, que se  apropiaron del ser humano, del territorio,  de los impuestos   de las vías, es decir  de todo, fundaron el estado esclavista,  que  legalizaron  bajo  las reglas  de los imperios, he allí, una explicación sencilla de la globalización de la  pobreza, de la  exclusión  y de  la  destrucción  de la sociedad.  
Por otra  parte, la dominación europea, pese  a  pregonar  los derechos humanos para  sus  territorios,  ejerció  y promovió   las  formas  más feroces  y desnaturalizadas  de  esclavización,  la cual impactó   a nuestros hermanos africanos  e  indígenas,  estas consideradas  las formas  más salvajes  de  la esclavización. 

Los  cuatrocientos  años que  duró la trata de esclavos, desde  el siglo  XV hasta finales  del siglo XIX, que convirtieron a nuestro  territorio  en el  primer  puerto  negrero, siguen  surtiendo  sus efectos. 

La exclusión  económica de  las comunidades negras   e indígenas partió de la esclavización  por parte de los “ blancos,” que convirtió a Cartagena  en  el principal puerto  negrero,  trata  que  transportó  más  de 12.4 millones  de africanos,  de los  cuales 1.8 millones fueron arrojados al mar para que fueran  devorados  por los tiburones que seguían a las  naves. 

La esclavización  continúa, ahora  en sus formas  modernas,  para   todos,   sin distingos  de colores, a punto, que  las  nueva  elites  del poder  nacional  y  transnacional, aliadas  con la  avaricia  criolla y local, ha construido y desarrollado un modelo esclavizador de desarrollo, excluyente  y  corrupto, muy parecido a los  estados esclavistas  de hace miles de años. 

Las tragedias  que  vivimos todos los días, tiene una historia, un presente, pero  aseguro que no tendrá  futuro, por cuanto, como  afirma  el profesor, José Villamil, la decisión  de ser  pobres, es una decisión política. Es hora  de  organizar  las  transformaciones que requiere la ciudad  y el país, para  empezar  en  serio  a  construir un nuevo país, una ciudad, sin pobreza, sin exclusiones, ética, en  equidad  y justicia. 

Adenda: La institucionalidad colombiana está  en crisis, empero, en el estado, hay personas  pulcras, ejemplares como  en todas las ramas  del poder  públicos. 

El procurador  general  de la nación, Dr., Fernando Carrillo Florez, el fiscal general, doctor, Nestor Humberto Martínez, Neira  y los  fiscales, Liliana  Velásquez   y Jaime  Alonso Zetien Castillo, y jueces de sus mismas  extirpes, ellos, están mostrando el camino  correcto, hay que rodearlos. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS