Columna


La transición energética justa

AMYLKAR ACOSTA

22 de mayo de 2022 12:00 AM

La transición energética se debe implementar de manera inteligente y responsable, sin prisa que pueda poner en riesgo, como ha sucedido en Europa, la seguridad energética del país, pero, eso sí, sin pausa. Como lo ha dicho el premio nobel de economía Joseph Stiglitz, se requiere “una transición tranquila y eficiente”, a riesgo de enfrentar “una transición caótica” y, añadiría yo, traumática. Vale la pena traer a colación el sabio consejo del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva: “Mientras no tengas energías alternativas, seguirás usando la energía que tienes”. Eso sí procurando mitigar su impacto medioambiental.

Es el caso de Ecopetrol, que ha hecho un gran esfuerzo para reducir el contenido de azufre en los combustibles, que en un momento dado llegó al extremo de contener hasta 1200 partes por millón de contenido de azufre y hoy ronda las 50 partes por millón. Adicionalmente, se ha dado su propia ruta de transición energética, con su estrategia Energía que transforma, que abarca todos los eslabones de la cadena de los hidrocarburos que extrae, refina y transporta, tendiente a alcanzar la neutralidad de carbono hacia el 2050 y ha dado pasos conducentes a ello, destacándose la instalación de 112.5 MW de potencia para generar la energía que demandan la operación varios de sus campos petroleros.

Si no queremos una transición caótica, ni el Gobierno ni las empresas desarrolladoras de los proyectos en los territorios deben perder de vista que, como lo recalca el Banco Mundial, ni los parques eólicos ni las granjas solares “existen en un vacío social. Como creaciones humanas, no pueden separarse de los entornos sociales y culturales en los que se diseñan, construyen y operan”. Por ello es que insisto en la importancia de la Licencia social, que no es otra cosa que el consentimiento informado por parte de las comunidades asentadas en el área de influencia de los proyectos y ello pasa por el diálogo social para involucrar y protegerlas, ya que ellas deben ser las primeras beneficiarias de las mismas, pues resulta inaceptable que haya luz en la calle y obscuridad en la casa.

Una transición energética que no sea justa, incluyente, solidaria, que los beneficios de quienes ganan con ella no se dé a expensas de quienes pierden, que deben ser compensados y que contribuya a la cohesión social, no es sostenible ni sustentable. La Declaración conjunta que firmaron en octubre pasado la OIT y la IRENA es elocuente: “Un progreso que no sea justo e inclusivo no es sostenible. No se puede lograr una economía verde sin crear oportunidades para todos, asegurando que todos los grupos de la sociedad tengan acceso a empleos decentes y bien remunerados”. Así de claro.

*Miembro de Número de la ACCE.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS