Columna


Levantemos la cortina

CÉSAR PIÓN GONZÁLEZ

21 de enero de 2021 12:00 AM

Después del vencimiento de la concesión con la empresa de alumbrado público, Iluminemos Cartagena, que operó desde 1998 hasta el 4 de enero de este año con la interventoría de QBM2 Ingeniería Eléctrica SA, firma cartagenera, se han suscitado comentarios por no haber entregado las facultades para las vigencias futuras que amparaba la decisión de entregar en convenio administrativo por 10 años la operación de este servicio. Consideran algunos que el alcalde Dau le apostaba a una modalidad de contratación directa, en contravía de la promesa de licitación pública que hizo a finales de 2019, cuando el Concejo le dio facultades al entonces alcalde (e), Pedrito Pereira, para que le prorrogara por segunda vez el contrato al concesionario, decisión que no apoyé en su momento, pero que considero acertada ya que bajo el estudio técnico de Findeter permitía que verificara: “A) Estado actual de la prestación del servicio en materia de infraestructura, cobertura, calidad y eficiencia energética. Este incluirá el inventario de luminarias y demás activos de uso exclusivo del alumbrado público y los indicadores que miden los niveles de calidad, cobertura y eficiencia energética del servicio de alumbrado público.

B) Definición de las expansiones del servicio, armonizadas con el POT y con los planes de expansión de otros servicios públicos, cumpliendo con las normas del RETIE, así como del RETILAP.

C) Costos desagregados de prestación para las diferentes actividades del servicio de alumbrado público, incluido el pago por uso de activos de terceros.

D) Determinación clara del periodo máximo en el que el Estudio Técnico de Referencia será sometido a revisión, ajuste, modificación o sustitución atendiendo las condiciones particulares de cada territorio, sin que este periodo supere cuatro años.

El proyecto de acuerdo, pese a hacer mención de estos componentes en su contextualización legal, solo desarrolló los costos desagregados de prestación para las diferentes actividades del servicio de alumbrado público, quedando en estado de indefinición los literales A), B) y D), los cuales son importantes para los fines que se pretenden. Hecha la búsqueda en la página web de la Alcaldía tampoco se encontró la publicación respectiva, y lo que consideramos más delicado, el proyecto nos inducía a una falsa motivación con los objetivos del plan de desarrollo que nada tiene que ver con alumbrado público.

Para claridad de la ciudad y consejeros, sería bueno que aceptaran nuevamente la invitación de hacer los análisis públicos con las partes presentes y acabar con la desinformación de temas importantes que como el PAE, saneamiento fiscal, punto final y todas las concesiones que ha realizado el distrito, ya que hay muchas cosas que aportar para bien de la ciudad.

*Concejal de Cartagena.

TEMAS