Líderes de la Academia

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La prensa y redes nos inundan con premios a artistas y deportistas. Pocas veces vemos distinguimos a nuestros docentes nosotros mismos, en el ámbito local o regional. Nos falta avanzar como una estrategia más, para cerrar la puerta de la corrupción. Estos actos se necesitan para aumentar el sentido de pertenencia y para forjar una línea de excelencia que todos los académicos querrían alcanzar, lo cual estimularía la educación e indicadores sociales y económicos.

La Cámara de Comercio tenía en su Premio a la Innovación, el componente académico e investigativo, pero por alguna razón lo degradaron solo a empresas.

En Bolívar tenemos docentes que desde la primaria hasta los posgrados merecen ser reconocidos, y ojalá alcanzara el espacio para incluirlos a todos, conocidos y aún por conocer, pero me referiré a algunos colegas de las ciencias sociales y humanas, que dejan huella con su trabajo, esfuerzo y amor por la docencia. Insisto, la lista es larga, y estos son apenas tres ejemplos.

Rosa Jiménez Ahumada (qepd), mujer berraca que creyó en la reconciliación como motor de desarrollo. Con su fuerza montemariana, desde la Maestría en Construcción de Paz y del Observatorio de Desplazamiento Forzado de la Universidad de Cartagena, dedicó su vida a formar maestros para crear paz, esa que aún después de tanta sangre derramada, nos quieren quitar. Trabajando nos dijo adiós, pero su grupo está más florecido que nunca y el germinar de sus semillas siempre nos dará sombra.

Winston Morales Chavarro, poeta y cuentista, a quien uno siempre quiere encontrarse en los pasillos de la UdeC, esperando aprender magia con palabras o hacer cantar las piedras, como cuenta Winston. Sus obras tienen premios internacionales y varias fueron traducidas al francés, italiano, inglés, polaco, rumano y alemán. Todo cambiaría si la Alcaldía o la Gobernación cada año premiara a los mejores poetas infantiles y juveniles de Bolívar, esto sería una máquina bordadora de sueños.

Amaranto Daniels Puello, el director del Instituto Internacional de Estudios del Caribe, es una de las personas más versadas en las consecuencias del conflicto armado de décadas en los Montes de María. Es un investigador de política pública, educación y desarrollo, cuyos datos, bien usados por gobernantes, incluyendo los diputados que nunca opinan, mermarían la pobreza creciente en los Montes de María. Reconocer nuestro recurso intelectual es creer en esta región, pero importa más que los gobernantes usen el conocimiento y ejemplo de estos líderes, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

*Profesor

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS