Columna


Los falsos héroes

DARÍO MORÓN DÍAZ

23 de octubre de 2021 12:00 AM

En el año 2003, Colin Powell, militar norteamericano, recientemente fallecido, sostuvo contra toda evidencia que: Irak, ese país riquísimo en petróleo, tenía “armas de destrucción masiva”. De esa manera justificaba la invasión y destrucción de esa nación por las tropas norteamericanas y también eliminar a Sadam Hussein.

A pesar de las denuncias en la ONU, la invasión y destrucción de la nación iraquí se produjo y Estados Unidos adquirió más riqueza petrolera. Por contraste otro personaje sueco, Hans Blix, inspector de armas de las Naciones Unidas, afirmó que esa sistemática afirmación de Estados Unidos tenía la finalidad de que Estados Unidos invadieran a Irak.

Finalmente ello sucedió. La nación quedó destruida, pero en manos de los comerciantes norteamericanos que de inmediato llegaron a reconstruir fortalezas.

El Interés de Estados Unidos era por el petróleo y de allí la falsa afirmación de las “armas de destrucción masiva” que nunca aparecieron.

Hans Blix afirmó: “El interés no era por las armas, sino por la riqueza petrolera de Irak”.

En esa ocasión el mismo Tony Blair denunció al general Colin Powell, que hoy, tras su muerte, se atreven a calificar de héroe, cuando en realidad es un antihéroe.

Hans Blix, el inspector de armas de las Naciones Unidas, siempre cuestionó la posición de Bush, Blair.

Analizando las declaraciones de Hans Blix, se concluye que la verdadera arma de destrucción masiva de Irak eran los extensos yacimientos de petróleo, y por tanto la consigna fue arrebatárselos a los iraquíes.

La riqueza en hidrocarburos es un arma poderosa y por ello no debía ser manejada por los iraquíes, sino por Estados Unidos y Gran Bretaña. Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal, en su libro ‘Requien por América’, aseguró que el verdadero motivo para invadir a Irak no eran las expresadas públicamente, relativas a las supuestas “armas de destrucción masiva”, sino acabar con la relación entre el gobierno iraquí y la organización guerrillera Al Qaeda; así como también controlar las reservas de petróleo y evitar que la unión de potencias emergentes como China e India, se acercaran a esas gigantescas reservas de petróleo. Hans Blix, un auténtico héroe. Powell fue un antihéroe.

COLETILLA: Es inverosímil que un gobernante como Iván Duque, enemigo de la paz en Colombia, por su permanente desacato a los convenios, ahora encuentre un supérstite en el gobierno de Paraguay, que también trata de eliminar los Acuerdos de Paz de La Habana.

*Exdirector de El Universal.

Académico de Medicina e Historia.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS