Columna


Los Ibarra Merlano y el cine

RICARDO CHICA

12 de febrero de 2024 12:00 AM

Los hermanos Gustavo y Xaime Ibarra Merlano vivieron en el barrio Pie de La Popa los cambios culturales y políticos del mundo a mediados del siglo XX. Gustavo, poeta y abogado, también era crítico cinematográfico. En su libro ‘Historia del cine colombiano’, Hernando Martínez Pardo se refiere al cartagenero como “lector incansable de los grandes teóricos del arte y del cine, agudo analista de películas y de estilos, Gustavo Ibarra es uno de los estudiosos más serios del cine con que cuenta el país”.

Desde 1955 Gustavo se centró en tres campos: director y escritor del Boletín de Cine Católico, conferencista en los cursos de cine de la Cinemateca Distrital de Bogotá y crítico del programa de televisión Cine - Foro, emitido por Cenpro (Centro de Producción de la Compañía de Jesús). Es así como, hacia septiembre de 1969, un grupo de jóvenes organizó un cursillo de apreciación cinematográfica en el teatro que quedaba en la Base Naval, a la entrada de Bocagrande.

Allí, Gustavo presentó el término ‘filmología’, que había sido acuñado por el francés Gilbert Cohen-Seat y que hace referencia a la percepción del espectador cuando ve una película y que marcó el inicio de un debate que devino en el concepto de ‘iconósfera’ y en el de ‘realidad virtual’.

El propósito de Gustavo era “explicar los mecanismos de la comprensión cinematográfica” en un país donde el cine tenía más de 80 millones de asistentes al año (Diario de la Costa, 11 de septiembre de 1969). Un cursillo donde habían colaborado cineclubistas como Magín Ortiga, Yolanda Pupo de Mogollón y el arquitecto Gastón Lemaitre Lequerica. Este último, de manera ocasional, valoraba películas en la prensa desde un punto de vista de la técnica cinematográfica.

Para 1960, Gustavo Ibarra Merlano con Gastón Lemaitre realizan un ejercicio fílmico en formato de 16 milímetros; por su parte, el actor, bailarín y artista cartagenero Xaime Ibarra Merlano actuó en la película colombiana ‘Carmentea’ (1959), del bogotano Jaime Quintero. Xaime trabajó en la televisión cubana desde 1952 y fue bailarín en el ballet de Alicia Alonso; con esa experiencia, actuó en la película mexicana ‘Llamas contra el viento’, filmada en Cartagena en 1954.

Para entonces formó parte del equipo de la actriz mexicana María Félix, durante su gira por varias ciudades colombianas. Resulta notable la participación de Ibarra como segundo asistente de dirección en la película ‘Seducida y abandonada’ (1964), de Pietro Germi, y su trabajo actoral en la película ‘Julieta de los Espíritus’ (1965), de Federico Fellini. En la actualidad, Xaime reside en Nueva York.

Mientras los hermanos Ibarra Merlano tejían sus vidas con el cine en el Pie de La Popa, aparecía en 1952 el Teatro Miramar, cuya fachada es testimonio insobornable de una época de oro que consistía en hacer la fila frente a la taquilla y no perderte los trailers.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS