Los otros coronavirus

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En Cartagena terminaban las fiestas de noviembre y, en algún villorrio extraviado, ocurrió lo inevitable: un animal contagió a un humano y este transmitió la enfermedad a muchos, la mayoría con pocos síntomas como malestar general, fiebre y tos. Casi todos se curaron. Mientras aquí encendíamos las velitas, en un antiguo mercado de animales exóticos, en Wuhan, se presentaron decenas de casos de una infección respiratoria, unos más graves que otros. Nunca se pudo demostrar que el origen fuera una suculenta sopa de murciélago o un exquisito guiso de serpiente. El virus se diseminó silenciosamente. De los primeros 41 casos hospitalizados confirmados, 13 no tenían relación con el mercado.

Mientras despedíamos el 2019, las autoridades de Wuhan lanzaron la primera alarma sobre un Síndrome Respiratorio Agudo Severo de causa desconocida. El mercado fue cerrado el 1 de enero. Al día siguiente de la llegada de los Reyes Magos se descubrió el coronavirus de Wuhan (2019-nCoV). Mientras en Sincelejo celebraban sus festividades, los chinos confirmaron la transmisión persona a persona y declararon en cuarentena a más de 15 millones de personas. El 30 de enero la OMS declaró la emergencia de salud internacional. Durante el festival del frito los chinos hicieron un hospital de 1.000 pacientes.

Ocasionalmente, los coronavirus animales mutan e infectan al hombre como el SARS en 2002 (mortalidad 9%) y el MERS en 2012 (mortalidad 35%).

Aún no hay cura y la OMS recomienda medidas preventivas: lavarse las manos; evitar contacto directo con sintomáticos; solicitar atención médica si presenta síntomas; las personas con infección respiratoria deben cubrirse boca y nariz al estornudar y toser, lavarse las manos y evitar contacto directo. Se están probando medicamentos antivirales y, mientras acá disfrutaremos el festival vallenato, los norteamericanos iniciarán ensayos de una vacuna. Mientras aquí gozaremos del festival del porro, la Coalición en preparación para epidemias (CEPI) estará probando una de tres vacunas para tenerla lista en un año.

La mayoría de pacientes tiene enfermedad leve, algunos desarrollan falla respiratoria y requieren UCI (13%) y, aunque no está totalmente establecido, menos del 3% fallece. Hoy hay más de 20 mil enfermos confirmados y más de 400 fallecidos. Es una pandemia para la cual no estamos preparados. En la economía turística naranja, nuestras autoridades deben establecer y difundir medidas concretas de prevención, aislamiento y contención. Entre tanto, por estos lares, es vital seguir luchando contra otras plagas de mayor impacto y más fácil manejo: el dengue, con más de 12 mil casos en un mes; la tuberculosis, una enfermedad arcaica, afecta a más de 14 mil colombianos por año; y las infecciones respiratorias que matan centenares de niños y ancianos.

*Profesor Universidad de Cartagena.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS