Columna


Los perros ladran...

CÉSAR PIÓN GONZÁLEZ

27 de enero de 2022 12:00 AM

Pero, ‘la caravana avanza’, dice el proverbio árabe que me repetía un sabio maestro cartagenero cuando analizábamos las opiniones de muchos ciudadanos y sectores de la ciudad, sobre la miseria, corrupción, desempleo y sicariato entre otros.

¡Me dijo, míreme a los ojos!, ¡la ciudad necesita solución y menos señalamiento! Reflexivo, busqué la explicación del proverbio y encontré: “Los perros son expertos en lenguaje corporal, ven en los ladridos su forma de comunicarse. Hay muchas formas de ladridos que pretenden avisarnos de algo, miedo, descontento, entusiasmo por jugar, querer comer, querer salir a la calle... pero hay un ladrido que se caracteriza por ser fuerte y repetitivo, que se va volviendo más grave a medida que el desconocido se acerca. Es un ladrido territorial, el del perro que ve amenazado su territorio y quiere reforzar con él su posición dominante que, en su forma de ver, siente amenazada”.

Con la renuncia del secretario de Planeación, se incrementa el naufragio y las justificaciones de la no presentación de un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que en tres periodos como concejal le hemos efectuado a todos los secretarios el control político advirtiendo sus desaciertos; alcalde, el uso del suelo, la edificabilidad y los macroproyectos de obras públicas no pueden seguir en el limbo, estamos invitando para que con la presencia del Ministerio, Cardique, Procuraduría ambiental, gremios, consejo territorial de planeación, presidentes de Juntas de Acción Comunal (JAC), academia y otros, este 4 de febrero a un conversatorio de control político.

La cohesión social territorial es la necesidad más grande que tiene la ciudad para salir de la miseria, este POT es la herramienta negociadora más importante del distrito para generar recursos.

La industrialización, globalización, turismo y conflictos internos están llevando a Cartagena al incremento de la desigualdad, informalidad e intolerancia.

La Perimetral, La Bocana, La Popa, El Laguito, ciénaga de Bazurto, islas y caños son los puntos para el desarrollo que no hemos querido emprender y basta solo con proponerlas al mundo para que la lluvia de inversionistas nos inunden, pero para ello terminemos el POT.

No ladremos con el sonido fuerte y repetitivo e imitemos la ciudad hermana que solo nos permite ver su polvorín.

*Concejal de Cartagena.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS