Columna


Los pilares del marketing digital

SAULO TORRES

01 de diciembre de 2023 12:00 AM

Por ser un campo en constante evolución, gran parte del éxito del marketing digital reposa en la capacidad de las empresas de comprender cómo funcionan sus tres pilares básicos: el tráfico, la conversión y el seguimiento. Son elementos que no se pueden pasar por alto cuando se trata de impulsar y posicionar productos y servicios en el mundo en línea.

El marketing digital entiende por «tráfico» a la cantidad de visitas que recibe el sitio web o la plataforma en línea de la empresa (pueden ser redes sociales, aplicativo web o incluso WhatsApp). La clave para este primer paso está en transformar a desconocidos en visitantes, atraer al público adecuado y de calidad, y que las visitas sean cada vez más frecuentes. Para lograrlo se pueden utilizar diversas estrategias de generación de tráfico, como la optimización de los motores de búsqueda (SEO, por sus siglas en inglés), la publicación constante de contenido en redes sociales o la publicidad en línea. Sin tráfico, la presencia en línea de las empresas carece de sentido.

Una vez las empresas consiguen un nivel de tráfico suficiente, la conversión juega un rol también importante. Este segundo pilar consiste en hacer que los visitantes lleven a cabo acciones deseadas, como realizar una compra, descargar un e-book o completar un formulario de contacto. En este caso, para obtener el mayor número de conversiones posible, la clave está en optimizar el sitio web, publicar contenido relevante, definir llamadas a la acción efectivas y crear una experiencia de usuario intuitiva. En este pilar las personas pasan de ser visitantes a clientes o, a lo sumo, prospectos con gran interés en el producto o servicio ofrecido.

Finalmente, las organizaciones también pueden sacar mucho provecho de la obtención, la recopilación y el análisis de datos que ayuden a comprender con detalle el rendimiento de sus estrategias en línea. Las herramientas de seguimiento, como Google Analytics, permiten obtener información valiosa sobre el comportamiento de los visitantes y abren la posibilidad de ajustar continuamente los esfuerzos —así como asignar con mayor eficiencia los recursos— que la organización, proyecto o empresa destina al uso del marketing digital.

Dominar estos pilares no es una elección, sino un deber para quienes aspiran a perdurar en el cambiante paisaje digital. Al tratar de subir escalones en la empinada competencia de mercado, cada clic cuenta. El marketing digital es una herramienta poderosa, pero su uso será inocuo con estrategias mal implementadas.

Las opiniones aquí expresadas no comprometen a la UTB ni a sus directivos.

*Director del programa de Marketing y Transformación Digital, UTB, torresaulo@gmail.com.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS