Columna


Los plazos de Bukele

SANTIAGO NOERO

20 de febrero de 2024 12:00 AM

Entiendo que mi artículo anterior les parece idealista a quienes quieren resolver todo como los machos y sólo piensan en el corto plazo (nada más efímero que la virilidad ostentada). Entiendo que para esta gente el estado de derecho y el contrato social no tienen ninguna importancia si no les toca el bolsillo (que al final del día es su única noción de libertad). La idea es darles viabilidad a los negocios a cualquier costo en el corto plazo, no importa que se violen las leyes y los derechos.

Pero convengamos que el individualismo es la base del estado de derecho y de una economía próspera. Convengamos que ello trae consigo el compromiso de que el individualismo se aplique en todas las instancias del Estado. Entonces no está bien que para hacer plata sí soy un ciudadano liberal, pero para el debido proceso de los ciudadanos acusados soy un tirano. Eso le llaman en el interior ‘justicia para los de ruana’, para mí es una burda desconsideración con los más débiles: así sean malos y violentos, los presos son débiles.

Por esto es que Richard Ignatieff dice que el Estado tiene que actuar con una mano amarrada atrás. Los cambios verdaderos no se logran de un día para otro y no se pueden lograr a expensas de gente inocente, como si esta hiciera parte de un daño colateral. Esto no llega solo, en El Salvador tienen problemas con la censura a la prensa, y el Ejecutivo tiene poderes para perseguir –criminalizar– a periodistas y medios por la difusión de noticias que se interpreten como apología a grupos de criminalidad organizada. O sea, al escribir este artículo, yo podría ser procesado.

Pero hagamos un ejercicio a largo plazo en términos prácticos (utilitaristas). Dentro de 10 años, cuando resuelvan las demandas por abusos frente a la Corte Penal Internacional, todos los pandilleros van a salir libres, y las indemnizaciones van a costar muy por encima del más sofisticado de los programas de resocialización; ese va a ser el costo de barrer el sucio debajo del tapete. A más largo plazo todavía y peor aún: el costo de encarcelar/sacrificar a los pandilleros como grupo unitario, como chivo expiatorio –con toda su catarsis– para tapar todos los otros problemas que carga la sociedad, se devuelve luego en una forma de victimización grupal, de pronto hasta serán mistificados a la manera de héroes. ¿Dónde he visto eso yo antes?

Finalmente, que me indiquen cuál es el Estado con bienestar donde se violen los derechos humanos, se restrinja a la prensa, y haya bajos índices de violencia: ¿Irán, Arabia Saudita, Corea del Norte, Cuba, China?

Bukele argumenta con el simplismo del caudillo que a él lo apoya el 85%, y con eso manda a callar a los periodistas. La grosera verdad es que no siempre las manadas hacen el esfuerzo de pensar en el largo plazo ni en sus consecuencias.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS