Los propósitos del nuevo gobierno

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tenía que llegar la noche del 31 de diciembre para que las personas individualmente o en familias manifestaran deseos, visiones de lo que podría y querrían hacer el nuevo año, la deliciosa gastronomía de  pasteles, natillas, buñuelos, perniles y pavos, sucumbían ante los rituales que se preparaban desde tener una prenda amarilla para que no faltase la riqueza, hasta danzar sobre el incienso y la mirra para limpiar la casa y el cuerpo de las malas influencias; primaba una disposición mental futurista, con el consumo de las doce uvas que  inspiraban igual número de peticiones, en fin, nada podía faltar.

Propósitos, propósitos, ideas que alimentaban el cuerpo,  que despejaban el alma y que daban la oportunidad de iniciar una vida llena de perdón y de ilusiones donde muchos pudieron materializar ese sueño y otros naufragaron en el intento.

Ese gran propósito colectivo de una Navidad y de un fin de año está llamado a aplicarse en nuestra Cartagena, hay que estrechar las manos, hay que iniciar la reconstrucción aportando ideas, criticando menos, entregando soluciones, suponiendo menos, hablando claro y sincerarse de los intereses que tiene cada sector y que deben ser usados para el desarrollo de la ciudad.

Cartagena no se construye en la cacería de brujas ni en la minuciosa búsqueda de tu error para publicarlo sin haber mencionado nunca lo acertado de tus actos, estamos llamados a proponer soluciones, y a participar en ellas, destruir es lo más fácil, construir es lo más difícil, destruir es misión de uno,  construir es misión de todos.

Gobernar a esta capital no es un tema fácil, somos patrimonio histórico de la humanidad según reconocimiento que en noviembre de 1984 nos entregara la Unesco, por eso el mandatario debe tomar buenas decisiones y acompañarse de funcionarios calificados.

Desde nuestra posición ciudadana hagamos seguimiento a los procesos pero pensando siempre en aportar.

Bienvenida la oposición constructiva y propositiva pero descalifico el ‘cositerismo’, la mala intención y la ausencia de la solidaridad que hace que a Cartagena la maneje el centralismo.

Más del 80 % del Congreso fue tildado de participar en relaciones paramilitares en su momento, pero se persiguió y se cometieron injusticias con  bolivarenses para esgrimir trofeos de acciones.

No es el estrato, la jerarquía social ni el origen del mandatario lo que finalmente darán resultados favorables a la ciudad, acompañemos a un nuevo gobierno sin que dejemos de ser críticos, porque la búsqueda del mesías está es en la sumatoria de nuestros actos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS