Mariamulata

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La he observado con cuidado. Por años he visto cómo su vida se torna cada vez más urbana. La miro en las plazas, los parques, la playa, las murallas, los árboles, los patios, las casas, los techos, las fuentes de agua. También, aún, en el aire, en su ejercicio de ave que sigue fiel al vuelo pero que se transforma en caminante y danzante de los espacios de la ciudad. De tanto andar entre la gente, hace parte esencial del paisaje citadino y quienes las interpretan en sus maniobras saben que disfrutan las miradas, los asombros, los mimos de aquellos que, como yo, dedican un poco de su tiempo para observarlas y alegrarse con su presencia, pícara y traviesa.

La Mariamulata es ave insignia de Cartagena pero habita en otros lares de nuestro Caribe colombiano y el Gran Caribe insular y continental, conocida bajo otros nombres. Se han tejido historias alrededor suyo, como que es morisquetera y peligrosa. Lo cierto es que no hace daño pero defiende lo suyo con celo encendido. Si se le regala un poco de comida es mejor no tratar de quitársela después, podría no gustarle y defender lo que ya le pertenece con ardor. En La Aduana de Barranquilla pude ver una pelea de Mariamulata tan fieras como gallos finos, disputándose un pedazo de pescado seco mientras otras, en corrillo, seguían la contienda con decidida atención por si les tocaba intervenir.

También las he visto nacer en La Boquilla. En Punta Jardín prefieren las ramas de los cocoteros y los mamones para hacer sus nidos y traer mariamulaticas al mundo. Les gusta bañarse en recipientes con agua fresca a pleno sol y corretear a los cangrejos en los patios donde todavía pueden verse estos crustáceos. En 1997 escribí un poema a la Mariamulata, que resultó ganador del Concurso de Poesía Siembra que dirige Martín Salas. Hoy lo comparto.

Reina de plumaje oscuro

Cuando el sol abandona su luz con esplendor de fuego/ Mariamulata sobrevuela las aguas/ roba color a la noche/ viste de negro absoluto su ropaje de plumas/

Ojos saltones ariscos oro/ nada queda inadvertido para la reina del plumaje oscuro/

Ave de querencia urbana/pasa del patio de arena a la rama del coco florecido/ camina salta vuela/ recorre la casa/ caza bronca con el gato/picotea el almendro/ zigzaguea hasta el nido/ Junto al Alcatraz y la gaviota esbelta/Mariamulata recorre los cielos/divide las nubes/regresa a la playa/ se toma la fuente/

Aquí está la negra de plumaje fino/la hija del viento/la negra enraizada/la Diosa mulata de esplendor marino.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS