Columna


Marta, lideresa y maestra

LUIS ALFONSO RAMÍREZ

06 de julio de 2022 12:00 AM

Conozco a Marta Guerrero desde el año 2006, cuando hicimos parte del Consejo Territorial de Planeación de la Localidad 3 Industrial y de la Bahía, ella en representación del sector comunal, del que es una ilustre ícono, dada su honestidad, liderazgo y capacidad de trabajo, y yo, en representación de los Rectores y de la educación, en razón a mi condición de maestro y directivo docente, de una de las instituciones educativas del sector, en ese entonces.

Desde ese momento, que la conocí, sentí la magnitud de su grandeza como ser humano y como lideresa, defensora de causas nobles y ajenas, muchas veces cargadas de ingenuidad de creer que el movimiento comunero es el espacio y el germen, para engendrar cambios estructurales en las comunidades más necesitadas de la sociedad, comunidades de las que ella, por supuesto, proviene, y de las cuales hace parte y hará parte, en razón a su profundo arraigo comunal y su vocación de servicio.

Esa es Marta, la maestra de escuelas de niños pobres, que combina su labor de enseñanza, de madre y abuela, con la actividad comunal, su otra pasión de toda la vida, la que desarrolla también con denodado amor todos los días, solo inspirada por un sueño, servir a las comunidades más necesitadas de la ciudad, esas que hoy la electa vicepresidenta Francia Márquez llama Los Nadie, reclamando sus derechos, muchas veces conculcados o negados por quienes ostentan el poder, para hacer más digna su vida en términos de posibilidades reales.

El jueves pasado, de manera sorpresiva, recibí la noticia de que Marta estando en una de sus habituales reuniones comunales, había sufrido un percance de salud, que requirió ser trasladada a un hospital, hecho este, que me llenó de tristeza, dado el cariño y la amistad que me une a ella, por innumerables razones, derivadas de su porte, de su talla ética, moral, humana y de su amor por la escuela y por los niños, esos que enseguida imaginé, orando por su pronta recuperación.

Pero para bien de todos y todas, los y las que queremos a Marta, hoy hemos sido informados de su excelente evolución y recuperación, lo cual nos llena de mucha alegría, para verla pronto de nuevo con nosotros, con los cuidados que ello demande, con sus mismas convicciones y principios de lucha y defensa por los derechos, recorriendo los caminos que siempre ha transitado, con sus mismas botas puestas de dignidad y amor, que siempre ha esgrimido como su única arma.

Aquí estamos Marta, tu familia en la casa, tus amigos y colegas comunales en la brega diaria de la lucha por mejores reivindicaciones sociales y tus alumnos, a la espera de tus saberes y de tus consejos sabios que les hablan de amor.

*Licenciado en Ciencias Sociales y Económicas.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS