Columna


Mediación, acierto de la Policía

BERNARDO ROMERO PARRA

BERNARDO ROMERO PARRA

05 de agosto de 2020 12:00 AM

En Cartagena y Colombia son conocidas las denuncias de hechos donde miembros de la Policía Nacional se exceden en el uso de la fuerza para impedir la comisión de infracciones que atentan contra la tranquilidad colectiva; generando por el contrario la alteración de orden público, situación que originó recientemente el pronunciamiento del secretario del Interior, David Múnera, quien expresó a El Universal: “La administración Dau es muy respetuosa de los derechos humanos y de las garantías y libertades individuales, en ese sentido rechazamos todo exceso de la fuerza de parte de cualquier agente de policía”.

Controlar el comportamiento de multitudes por parte de las autoridades no es tarea fácil, se requiere de profesionales con formación humanista que tengan las competencias de identificar las diferentes emociones del ser para actuar de acuerdo al contexto, por eso insistimos que en la era posacuerdo de paz en Colombia, instituciones como la Policía Nacional deben renovar sus estrategias para mejorar la convivencia comunitaria partiendo de la revisión a los contenidos que desarrollan los policiales en su formación, los cuales deben corresponder a una misión más cívico-social que militar.

Por esas razones es grato encontrar que en la Estación de Policía Chambacú, existe una oficina donde un grupo de uniformados coordinado por el Intendente Ubadel González Tirado, realiza la labor de mediación policial, al enterarse de la existencia de conflictos de convivencia entre vecinos, invitan a las partes por medio de los cuadrantes a escuchar, dialogar y llegar a acuerdos amistosos, ofreciéndose como garantes del cumplimiento, labor que consideramos transcendental en una urbe donde los homicidios por intolerancia ocupan el primer lugar en la tasa de criminalidad.

Esta gestión de la Policía Mecar, la cual pude evidenciar, contiene el objetivo misional de la institución al proteger la vida, honra e integridad, ya que el Policía de hoy debe ser un maestro de paz, conciliador y promotor de la cultura ciudadana, porque si mejoran los niveles de convivencia, disminuyen los índices de inseguridad. Por eso sería muy importante fortalecer el trabajo de mediación policial para que funcionen más dependencias de esta clase en las Unidades Comuneras de Gobierno, apoyadas por las Inspecciones de Policía, Comisarías de Familia, las organizaciones comunitarias y los respectivos cuadrantes. La divulgación de servicios en la emisora local de la institución es necesaria para que cuando se presenten problemas de convivencia, la gente sepa que hay una institución como la Policía Nacional que nos puede respaldar.

*P.U. Comunicación Social Periodismo. Especialista en Formación de Formadores.

TEMAS