Columna


Mis primeros cincuenta mil

SALVATORE BASILE FERRARA

17 de febrero de 2021 12:00 AM

Mal contados en el 2020 -primer año de coronavirus- en 52 semanas el comedor social Revivir de los Campanos ha entregado cincuenta mil almuerzos a niños y personas de la tercera edad, y no es paja. Este proyecto de comedor social nació de un desayuno que la Arquidiócesis de Cartagena ofreció en la casa Surtigas y donde monseñor nos ilustró este gran sueño de la pastoral. Y nosotros por medio del Banco de Alimentos de Cartagena comenzamos primero a colaborar con una pequeña ludoteca y después cuando rescatamos la casa comunitaria la ampliamos a 200 almuerzos diarios. Naturalmente todo se vuelve realidad gracias a los aportes de decenas de donantes y gracias a nuestro pequeño pelotón de voluntarias que llueva truene o relampaguee le tienen almuercito de lunes a viernes a niños y adultos del sector Revivir del barrio San José de los Campanos. Estamos hablando de 200 a 250 almuerzos diarios que los amigos de Cartagena y algunos, bastantes, cachacos, han hecho posible con donaciones generosas para pagar toneladas de arroz, de granos, aceites, pollos, atún, miles de huevos, sandías bienestarina, yuca, etcétera. Esta obra que se ha vuelto ya un proyecto de vida para muchos de nosotros, incluye el rescate de la casa comunitaria que estaba abandonada, la creación de una huerta comunitaria que es nuestro orgullo y la implementación de un salón comunitario donde recibimos doscientos niños para dar clases de pintura de expresión corporal, de teatro y los más importante, de lectura y comprensión. Y ya hemos puesto en escena una obra de teatro titulada “Las chismosas”, interpretada por las niñas del barrio y que ha tenido un gran éxito en su presentación y ya está disponible en Facebook y YouTube. Hemos dado clases de yoga, de canto con la visita de una soprano italiana, de manejo de los residuos gracias a Fundación Bahía. Tenemos la suerte de haber encontrado una colaboración proactiva de la comunidad, especialmente de las mujeres de Revivir, de una líder social que es víctima de la violencia y ha llegado a Cartagena hace varios años y se ha vuelto la jefa y nuestra directora ejecutiva. El proyecto a futuro incluye unas sedes para que los adolescentes no tengan que reunirse en las covachas de las pandillas, una sala de video para los adultos mayores, un pequeño centro de salud, un consultorio jurídico y unas escuelas de panadería, de peluquería para volver este proyecto autosostenible. Estamos esperando una ayuda de parte de la administración municipal que en otra ocasión le ha otorgado a FESAL de pipiripao miles de millones, subsidios a fundaciones que no podían mostrar ningún proyecto de responsabilidad social frente a nuestros 50.000 almuerzos que son una barbaridad.

Fundacioncorazoncontento.org

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS