Mitigar la pobreza

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cartagena es la tercera ciudad con bajos ingresos monetarios de sus habitantes; en el informe correspondiente al periodo 2016, el DANE reveló que “el porcentaje de personas en situación de pobreza monetaria en Cartagena fue de 29,1%, equivalente a 2,9 puntos porcentuales más que en 2015 (que era del 26%).

Es decir, que para el 2016 en Cartagena había un poco más de 290 mil personas viviendo en condición de pobreza monetaria”. De acuerdo a esta entidad, en 2016 el 5,5% del total de la población cartagenera (que se estima en un millón) estaba en condición de pobreza extrema, lo que representa un aumento de 1,5 puntos porcentuales con respecto a 2015.

Esto quiere decir que en 2016 más de 50 mil cartageneros estaban en condición de miseria. Se estima que ese índice ha podido subir en 2017. Estos datos como muchos otros me  animan a continuar sugiriendo soluciones serias para que realmente se inicie la revolución de la mitigación de la pobreza.

Hoy más que nunca es importante unir fuerzas para reducir el índice de pobreza y hay que trabajar con base en estrategias de alto impacto. Una de ellas es el acceso a una educación de calidad, desarrollo y nutrición en la primera infancia, cobertura en salud, infraestructura rural y urbana, todo esto articulado a un trabajo en equipo donde se involucren las fuerzas vivas de la ciudad.

Cartagena debe sobresalir en el desarrollo sostenible, nuevas tecnologías, mercado laboral y energía renovable, y debemos pensar en un modelo de desarrollo exitoso y sostenible, abierto a grandes inversionistas donde los indicadores sobresalientes de calidad de vida, progreso, inclusión y empleo sean los mejores.

Si nuestras acciones las dirigimos a una realidad colectiva, planeamos, organizamos, y ejecutamos con base en los sistemas de información, podríamos obtener resultados óptimos. Debemos revisar la base de datos del Sisben y articular las metas de los planes de acciones de las entidades encaminadas a un bien común y que la toma de decisiones sea colectiva. Todo esto lo podemos hacer si tenemos claros nuestros indicadores de gestión; “lo que se mide mejora”, dice Peter Drucker.

Hay que tener una ventana abierta a la innovación y a la inversión que permita optimizar procesos para una mayor productividad y rendimiento en todos los sectores, para ello debemos ser creativos en el incremento de las rentas y finanzas de libre destinación del Distrito, y proponemos aplicar la herramienta de la plusvalía, modernizar la Hacienda pública,  actualizar el estatuto de valorización del Distrito técnica y jurídicamente, elaborar proyectos de gran impacto social ante las instancias del Gobierno nacional que sean armónicos con las iniciativas que conlleven a mitigar la extrema pobreza.

La planificación a largo plazo no se ocupa de las decisiones futuras, sino del futuro con las decisiones actuales.



quintoguerra@hotmail.com

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS