Columna


Modificaciones al POT de Cartagena

JAIME BORDA

JAIME BORDA

17 de septiembre de 2020 12:00 AM

Todas las reuniones impulsadas por el sector de la construcción y propietarios de terrenos, han estado encausadas a lograr modificaciones del POT para la zona norte y Barú, buscando más índice de construcción, más índice de ocupación, menos sesiones que se traduzcan en la mayor productividad de un terreno, pero estas modificaciones y nuevas facilidades no pueden ser solo para terrenos mayores a 30 hectáreas, deben ser para todos los terrenos, desde una hectárea en adelante, solo así se dan oportunidades iguales para todos y se impulsa un desarrollo urbano competitivo y de rápido crecimiento.

Hay que incluir la obligación de construir nuevas vías públicas, mejores servicios públicos, alcantarillado y normas que eviten la sobrepoblación.

Mientras el norte y Barú crecen, las únicas vías de acceso se empiezan a estrangular y la movilidad se compromete de tal manera que las cortas distancias se convierten en largas colas de tráfico, especialmente en horas pico.

Un accidente que bloquee la vía, deja aislado el sector. Es el momento de actuar y conseguir la construcción del segundo viaducto que se perdió por falta de vision local.

No he visto donde se ubicará el sitio para un cuerpo de bomberos, para una verdadera estación de policía y para oficinas públicas, incluyendo notarías. El nuevo hospital va a jalonar a muchos médicos para construir clínicas con diferentes especialidades y sus consultorios, centros de especialistas, servicios de ambulancias, farmacias, laboratorios y todo lo relacionado con la salud.

Todavía no se ha solucionado el transporte público, Transcaribe ya debería estar prestando un servicio piloto y por lo menos una estación de radio taxis debería estar en el área norte.

No se pueden trasladar los problemas que han causado los traumas dentro de la ciudad, al norte y a Barú. Las familias necesitan nuevos sitios dónde vivir con espacio, separación y calidad de vida, sin aglomeraciones, con mucho verde y es la obligación de las autoridades vigilar para que eso sea así.

La calidad de vida se mide con la cantidad de espacio disponible, sin trancones, sin contaminación y con facilidades para que todo sea agradable, tranquilo y simple.

Hay que ofrecer precios razonables, una oferta que no incremente costos de vida, es el mejor incentivo para el desarrollo.

TEMAS