Negentropía

23 de abril de 2010 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Se afirma que entre el cúmulo de razones por las que fracasan muchas universidades públicas y privadas en su autonomía, figura la carencia de un clima organizacional y negentrópico para ejecutar el plan de desarrollo. Así mismo se explican las causas del colapso de algunas naciones y empresas. Colombia no está libre de estas contingencias. Hay muchas instituciones públicas y privadas intervenidas por el estado por su funcionamiento pésimo. En todos los casos, se justifica la acción estatal para preservar el interés público. Pero ¿cómo fundar un “estado negentrópico” en las organizaciones de la sociedad? y ¿qué es la negentropía y qué la une a los valores que sostienen el clima organizacional? El concepto proviene de la teoría de la información, noción que ha enriquecido a las teorías de la organización. Se dice que el creador del término fue Norbert Wiener (profesor de Shannon y padre fundador de la cibernética). Negentropía es todo lo contrario de entropía. Es “el paso de un desorden aleatorio a un estado de orden previsible”. El español Francisco Menchén Bellón sostiene: “Es un término acuñado por Mihaly Csikszentmihalyi para definir las experiencias óptimas o de flujo. Él apuesta por la negentropía psíquica, o el fluir, que denota un estado ordenado de conciencia, emociones positivas y la capacidad para dedicarse a una actividad intencional”. Construir un clima negentrópico en la organización requiere practicar un código de ética que le apueste a la alta excelencia en la producción y en la productividad. En los procesos estratégicos, si en dicho clima no rige la competencia científica y moral de las personas, no es posible saborear las metas supremas del plan de desarrollo. Los ideales también se alcanzan “cuando todos los contenidos de la conciencia se encuentran en armonía entre sí y con las metas que definen el “self” de la persona. Estas son las condiciones subjetivas que denominamos placer, felicidad, satisfacción, disfrute. Producen una sensación de vigorización, energía y plenitud que es más agradable que lo que se siente en el curso normal de la vida…; El resultado dependerá de la entropía o negentropía del sujeto. Si aparece ansiedad o aburrimiento el resultado se verá afectado. Los sentimientos de alegría, placer, tranquilidad, relajación producen una satisfacción que beneficia a la motivación, concentración, activación y creatividad. La calidad de una experiencia ayuda a crear una mejor calidad de vida, que constituye el sentido de la existencia” (Menchén). ¿Por qué la negentropía es imposible vivirla como un virtuoso clima organizacional, en la familia, la sociedad y el estado? En el caso de una universidad, empresa o país, quizá los gobernantes carezcan de autoridad epistemológica y moral (no saben ni conocen de administración, gobierno, ni tienen competencia moral para liderar los procesos). Entonces la raíz del problema se traslada a la pregunta de ¿quién elige a quién? La sociedad y las instituciones deben saber elegir a los líderes capaces de implementar y sustentar climas de negentropía y organizacionales favorables a la justicia y la equidad social. Esto exige que el gobernante o administrador respete a sus subordinados. Asimismo, el administrado debe asumir el cumplimiento integral de sus deberes. *Docente catedrático UTB argemiromenco@yahoo.com

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS