¡Nos están mintiendo!

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hablar con la verdad en medio de la grave crisis que ha generado el drama humano, cultural, social y ambiental de Hidroituango es algo más necesario que nunca. Sabemos que pretender seguir ocultando la verdad de lo que está aconteciendo es el firme presupuesto de actuación de quienes aprobaron esta intervención como de los responsables de su gestión política. Hidroituango es el caso más patético, entre muchos, de cómo se nos quiere obligar en Colombia a vivir en la mentira.

El mapa de los vientos va mostrando cómo se oculta la responsabilidad de los principales causantes de esta crisis y se ignora el sufrimiento de las familias ribereñas de campesinos y pescadores. Esta crisis se humaniza, siempre que se tenga la determinación de poner en el centro de atención la verdad de la gente que está sufriendo y la atención prioritaria a su grave situación.

Escuchando a los expertos y académicos, quienes se han tomado muy en serio su discernimiento, está claro que esta intervención, de casi 10 billones de pesos, se apartó de sus diseños originales, desvió el Cauca, hizo un túnel innecesario, gente desplazada y masacrada que son un clamor, licencia ambiental extemporánea y terminó convirtiéndose en un laboratorio de malas prácticas de ingeniería. En medio de la incertidumbre y consciente de que en este proyecto hay más imaginación que precisión, miremos la respuesta del gobernador de Antioquia a Yamid Amat: “Para resarcir este desastre, vamos a necesitar de 5 billones de pesos, porque esto se arregla es con plata”.

¿Qué hay detrás de las confusiones que nos ha generado este megaproyecto? Una distorsión, deliberada, de la información a la cual tenemos derecho. Cuando se niega maliciosamente la verdad entonces caemos en la manipulación con toda su carga ética negativa. En castellano, manipulación proviene del latín manípulos, manipulare, manipulatio y está compuesto de manus (mano) y de pleo (llenar) para hacer referencia a lo que se lleva en la mano. Toda manipulación implica manejo y transformación de lo que se trata con las manos. Por tanto, manipular, en este caso que nos concierne, no es otra cosa que manejar las personas de ese territorio y la opinión pública nacional, buscando suprimir su capacidad crítica en función de un resultado concreto, no sin antes alterar lo que se está tratando. Aquí estamos enfrentando una gente adiestrada en los trucos del engaño para salvar un prestigio y ver si pueden seguir sacándole dividendos al desastre.

Hago un llamado frente al deterioro de la confianza y la falta de certezas a estar atentos en Cartagena a esos grandes megaproyectos que jalonarán la ciudad, en especial la protección costera, canal del Dique y vía Perimetral. Bien sabemos que nos encontramos ante una violencia enmascarada con apariencia de respeto a la libertad haciéndonos creer que esos propósitos “bien concebidos” tienen una gran motivación y son enteramente libres. Amanecerá y veremos.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS