Nuevas tecnologías

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando aparecen nuevas tecnologías hay que tener cuidado. Antes de adquirirlas se debe estudiar que se encuentren maduras; es decir que no se observen razones, ni indicios de una rápida obsolescencia. Se requiere para ello de conocimientos especializados, experiencia y un cierto “olfato” que se obtiene a través de los años. Esto es válido en el campo personal, e imperativo en el equipamiento, la infraestructura y la administración del estado.

Suele suceder que se sacan al mercado tecnología aun en perfeccionamiento para refinanciar y continuar la investigación; o ya obsoletas para acabar con el inventario en bodega cuando surgen nuevas: siempre habrá argumentos falaces e información en la web para venderlas. Los mercados preferidos para este tipo de tecnologías en tránsito o recién obsoletizadas, son las colonias y los países llamados del tercer mundo, en los que es fácil engatusar o sobornar funcionarios. Un par de ejemplos: los semáforos anteriores (los sostenidos por postes curvos en blanco y negro) fueron cambiados cuando aún no había fenecido su vida útil; y las luminarias de vapor de sodio a baja presión pronto fueron cambiadas por las de alta presión, mejores. 

Al tiempo, la producción y venta de dispositivos tecnológicos, y en general de cualquier invención, tiene una curva de demanda y precios ascendentes que poco a poco se aplana, desciende y finalmente se estabiliza (es el momento de adquirir). Querer estar siempre en la cima, hablando de tecnología e invenciones (state of the art) tiene altos costos, y como vimos arriba, altos riesgos.

Las nuevas tecnologías en producción de energía eléctrica a partir de recursos limpios y renovables (agua, sol, vientos), así como los dispositivos de alta eficiencia y bajo consumo (sistemas de refrigeración, computación, televisión, iluminación, entre otros) están recibiendo una especial atención por parte de los países desarrollados, propiciado por el mercado de emisiones efecto invernadero, y la reducción de costos.

La tecnología LED (Light Emittíng Diode) utilizada para producir energía eléctrica a partir de la energía solar (paneles solares), también está siendo utilizada para producir luz, con éxito relativo en la iluminación de interiores y vías públicas. Pero sus costos aún son altos comparados con los bombillos y luminarias estándares.   

Estos diodos, son semiconductores relativamente fáciles de fabricar, a partir de recursos naturales abundantes y baratos: son el futuro. Sin embargo, opino que antes de convertirlo en norma nacional, valdría la pena hacer pruebas para confirmar las bondades que se anuncian (ahorro en energía, vida útil, y costos de mantenimiento), y las desventajas (un reducido cono de iluminación, y pérdida de luminosidad con el tiempo, entre otros).

movilyances@gmail.com

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS