Columna


Nuevos indicadores de pobreza

JAIME BONET

18 de octubre de 2020 12:00 AM

El Dane presentó los nuevos indicadores de pobreza monetaria, donde aplica una nueva metodología de cálculo. La estimación incorpora la información de la Encuesta Nacional de Presupuesto de los Hogares 2016-2017, la cual actualizó las canastas de consumo de los hogares colombianos con representatividad para 32 ciudades capitales y una medición más robusta de los gastos e ingresos de los hogares. Se evidencian cambios en los indicadores de pobreza claves para al análisis de las condiciones de bienestar del país. Un primer elemento es que la pobreza es mayor con la nueva metodología. Para el total nacional, el porcentaje de población que vivía en condiciones de pobreza en 2019 fue 35,7%, frente a 28,2% con la metodología anterior. A pesar de esta diferencia, las dos estimaciones muestran un descenso hasta 2018, con un incremento entre 2018 y 2019. Con los nuevos cálculos, la pobreza nacional se redujo 6,1 puntos porcentuales (pp) entre 2012 y 2018, mientras que con la antigua metodología la reducción fue 5,1 pp. El aumento entre 2018 y 2019 es similar con las dos metodologías: 1,0 pp con la actualización y 1,2 pp con el método anterior. Entre las principales ciudades, un cambio que llama la atención es el ocurrido con la pobreza en la capital del país. En 2018, con la metodología anterior, el porcentaje de bogotanos en condiciones de pobreza era 12,4%, mientras que con la nueva fue 26,4%, El porcentaje de Bogotanos en condiciones de pobreza era 12,8% en 2018 y en la nueva estimación fue 26,4%, con un incremento a 27,2% en 2019. Las capitales departamentales del Caribe se mantienen entre las más pobres, ya que Riohacha (49,3%), Santa Marta (44,0%), Valledupar (40,8%) y Sincelejo (36,5%) están por encima del promedio nacional (35,7%), mientras que Montería (35,7%) y Cartagena (34,3%) están muy cerca de la media del país. Cuatro de las cinco capitales con mayor aumento de pobreza entre 2018 y 2019 están en nuestra región: Sincelejo, Riohacha, Santa Marta y Montería. Además, Barranquilla, Sincelejo, Montería, Valledupar y Cartagena están entre las urbes con mayor proporción de población vulnerables (superior al 30%). Estos dos indicadores no permiten ser muy optimistas sobre el impacto de la pandemia en las capitales costeñas. Estas cifras ofrecen nuevas herramientas para el diseño de la política pública. Constituyen la línea de base para evaluar el impacto del COVID-19 en las condiciones de vida. Una estimación realizada por Fedesarrollo indica que el aumento nacional en la pobreza monetaria sería del 35,7% en 2019 a 48,7% en 2020, un cambio importante que requiere atención de las autoridades nacionales y locales.

TEMAS