Núñez: el profeta

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Rafael Wenceslao Núñez Moledo, el más ilustre cartagenero de la historia, nacido el 28 de septiembre de 1825, ocupó en cuatro oportunidades la Presidencia de Colombia, lideró la Regeneración de la República,  extinguió  la voraz guerra civil del 84 y le  quedó   tiempo para el periodismo, redactar  la Constitución Política del 86, firmar el Concordato con la Iglesia Católica y escribir la letra del himno nacional.

Murió en su legendaria casa- finca del barrio El Cabrero, en  brazos de su inseparable Soledad Román Polanco, el 18 de septiembre de 1894, víctima de una apoplejía aun cuando algunos aseguran, fue envenenado con arsénico por sus implacables contradictores políticos.     

Después de la independencia, Cartagena de Indias, empobrecida y maltrecha, entró en una efímera etapa de recuperación convirtiéndose  en   centro   comercial  y  naviero  de  la  Nueva Granada, pero a instantes  florecidos,  siguieron  épocas aciagas, derrumbando la esperanza.

Con último fulgor de la colonia, Cartagena se encontraba en asfixiante  ruina: solo fantasmas anidaban en  campanarios, patios abandonados de las casonas y en los recovecos de las callejuelas sucias y pestilentes. Los años  caían  a cuenta gota  sin que se escuchara una voz enérgica capaz de despertar el alma de la ciudad amurallada.

Por fortuna, en las décadas finales de aquel siglo gris, despuntó el carácter, la aguda inteligencia de el Genio de El Cabrero, enarbolando la queja  erguida, exigiendo respeto  acorde al  pasado glorioso de su ciudad, mientras reclamaba apoyo  efectivo al presidente Miguel Antonio Caro, quien recibió, refunfuñando, aquellos dardos fogosos pero, al final, a las entrañas ensangrentadas  de La Heroica, solo le aplicaron, como siempre, pañitos centralistas de agua tibia. Y la historia se repite: actualmente, mientras a nivel global, dos de cada seis seres humanos sufren de hambre, en Cartagena, Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, ocho de cada diez cartageneros de nacimiento o por adopción padecen de hambre, sobreviviendo en la miseria. Las quejas de Núñez al presidente Caro, hace más de cien años, resultaron proféticas: solo  tendríamos que cambiarle fecha y destinatario, pues la proporción sigue siendo  la misma:

“Esta ciudad padece de inanición, literalmente. Sus hijos se ausentan de ella por docenas en búsqueda de trabajo que aquí no tienen. Puedo asegurarle a Usted que las cuatro quintas partes de la población de Cartagena, La Redentora, se acuesta todas las noches sin saber qué habrán de desayunar al día siguiente”.

hvsagbini_26@yahoo.es

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS