Columna


Ojo con el referendo

RAFAEL NIETO LOAIZA

25 de octubre de 2020 12:00 AM

La Constitucional ha sostenido que algunos elementos indispensables para hacer una reforma a la administración de justicia solo podrían hacerse a través de una asamblea constituyente o de un referendo. Una constituyente solo agravaría la incertidumbre actual. De manera que el único camino es un referendo. Ese referendo debe centrarse en disminuir los altos tribunales, crear un mecanismo de juzgamiento de los magistrados, eliminar la posibilidad de que los actuales jueces escojan sus reemplazos y acabar la JEP. El presidente Uribe, en su manifiesto del 10 de octubre, ratifica la necesidad del referendo para reformar la justicia. Y agrega otros temas: “Que disminuya el Congreso y la burocracia, garantice ingreso solidario a los más pobres, y confirme el decomiso de la droga sin criminalizar al consumidor”. Disminuir el tamaño del parlamento es un mensaje sano en estos tiempos de austeridad. En todo caso es indispensable cerrar la puerta para que responsables de crímenes internacionales tengan curules gratis. Si las Farc quieren participar, que lo hagan ganándose los espacios con votos, como cualquier otro. También es clave congelar el salario de los altos funcionarios. Hoy ganan 37 veces más que uno que recibe el mínimo. Se puede pensar en el límite de cotización para pensiones, de 25 salarios mínimos. Hay que dar alivio a los sectores vulnerables. Definir con precisión los mecanismos para conseguirlo y asegurar que sean sostenibles, que no ahonden la crisis fiscal y que contengan herramientas que determinen la contribución de los beneficiarios. La ayuda gratuita solo amarra a la pobreza. La única excepción está en quienes por edad o por incapacidad simplemente no pueden aportar. Un subsidio a quienes no alcanzan pensión estaría en esa línea. El referendo debe atacar a fondo la plaga del narcotráfico. Definir de una vez por todas la posición de la mayoría sobre consumo y poner un límite al activismo judicial en la materia. Y eliminar los incentivos perversos al narcotráfico pactados con las Farc. Si no lo hacemos, seguiremos girando en una interminable espiral de violencia. Creo que debe aprovecharse el referendo para recuperar el triunfo del No en el plebiscito, al que la Constitucional le hizo conejo. Polémico, lo sé, pero permitiría cerrar ese capítulo de manera definitiva. Si los defensores del Sí están seguros de la bondad de lo que acordaron, “el mejor acuerdo posible” según ellos, no deberían temer que se consulte de nuevo a los ciudadanos. El referendo es el camino para destrabar la falta de consenso político e institucional sobre temas, como los señalados arriba, cuya resolución es definitiva para el país. Cuente conmigo, presidente Uribe, para acompañarlo en esta batalla, crucial para el futuro: hasta el final por la defensa de la libertad y la democracia.

*Abogado y analista político.

TEMAS