Columna


Peticiones del pueblo

La Quinta Avenida de Manga, como todas las obras del distrito, nunca han tenido visión en grande, como las administraciones de Barranquilla, Medellín, que sí han ejecutado megaobras, mega-avenidas, megapuentes sin imponer los repudiados peajes.

GIL ALBERTO FALCÓN PRASCA

GIL ALBERTO FALCÓN PRASCA

20 de diciembre de 2019 12:00 AM

Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución.

Facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación, mandato de la CP de 1991, Art- 2.

La adjudicación del contrato Quinta Avenida de Manga, con 2 nuevos peajes en la ciudad de Cartagena, muy a pesar de las objeciones del Concejo, deja mucha suspicacia y rechazo de las comunidades que ven en esta APP negociados y oportunismo.

Se le olvidó al alcalde que el pueblo espera que las autoridades competentes desmonten el mayor atraco que han tenido los habitantes de Cartagena, los 4 peajes por más de 20 años con la complicidad de concejales que los autorizaron.

Cartagena ha tenido la mala suerte que las leoninas concesiones y las APP, son sinónimos de favorecer intereses particulares, en detrimento de las finanzas del Distrito, de la inversión social para la otra Cartagena de miseria y de exclusión.

La Quinta Avenida de Manga, como todas las obras del distrito, nunca han tenido visión en grande, como las administraciones de Barranquilla, Medellín, que sí han ejecutado megaobras, mega-avenidas, megapuentes sin imponer los repudiados peajes. En otras ciudades las llamadas APP, alianza público privada, han dado resultado, en nuestra región aplican la ley del embudo, lo ancho para ellos y lo angosto para los ciudadanos del común, quienes tienen que repagar la inversión.

Esperamos que el señor alcalde escuche las comunidades, que no se opone a la construcción de la Quinta Avenida de Manga, lo que no van es aceptar una alcaldada como lo califica la opinión pública con dos nuevos inconsultos e inconvenientes peajes.

Por otro lado, más de 3 millones de colombianos que se benefician del aumento del salario mínimo 2020, esperan del gobierno corporativo de Duque, de sus empresarios y gremios económicos un acuerdo concertado del 8% sin decreto.

Los más de un millón trescientos mil pensionados esperan que el Gobierno de Duque, sus congresistas y ministros del Centro Democrático, sus aliados, apoyen la reforma para que la mesada se cancele con aumento % Smlv y no por el IPC.

También esperan que la nueva reforma tributaria en el articulado de bajar del 12 al 4% la cotización en salud sea para todos los pensionados y no para los que ganen menos de 2 salarios mínimos.

El Comité Nacional de Paro, sus 60 organizaciones sociales, el pueblo que ha acompañado, esperan que no estemos con un gobierno, empresarios y gremios económicos autistas y entiendan el significado de negociar los 13 puntos del pliego.

*CUT BOLÍVAR.

TEMAS