Columna


Policías y políticos

LEIDYS RIVERO MARTÍNEZ

21 de mayo de 2022 12:00 AM

Un hecho sin precedente en Cartagena. Eso fue lo que revelaron los abogados de la concejala Gloria Estrada ante un juez. Videos y audios mostraron que la captura de la cabildante tuvo detrás un complot de lo que pudiera parecer una organización entre políticos y policías que se habrían aliado para delinquir.

Los audios dan cuenta de una conversación entre Martín Barreto (pareja sentimental de la concejal y capturado junto a ella) y el capitán Iván Cadena, quien fue miembro de la Sijin y el GOES. En ella se revela que la suspensión del alcalde local, Andy Reales, sería la razón por la que supuestamente se unió con el edil, Pedro Aponte, para presuntamente realizar un falso operativo, por el que ofrecían $40 millones, y sale a relucir el nombre del concejal Luis Cassiani porque en su apartamento se habrían coordinado los pasos a seguir.

Esto es grave porque la manera en la que se vinculan políticos y policías resulta oscuro, tenebroso y muy delicado. Según el capitán Cadena, el edil Aponte le ofreció dinero a cambio de coordinar con miembros de la Sijín el operativo para poner la droga y capturar a Estrada. Él no dijo que no lo haría, sino que no se podía y le recomienda hacerlo con uniformados de vigilancia, recomendación que al parecer escuchó Aponte. Agregó que el mayor Gustavo Bueno (comandante del Distrito 1) habría sido el encargado de ayudar a estos políticos a concretar el plan. Es abominable la forma en la que se confabulan para cometer actos delictivos.

Esto no puede pasar de agache con un simple comunicado de la Policía de Cartagena, es oportuno conocer cómo está funcionando esta institución para que no se corrompa más. Aquí se involucran a altos mandos de la institución que presuntamente les dicen a sus subalternos la forma en la que deben delinquir. Según el comandante, Gral. Nicolás Zapata, los dos patrulleros fueron retirados, le pregunto ¿y el mayor? ¿Qué pasó con él?

Este no puede ser un ruido de corrupción más. En esta ciudad un escándalo tapa a otro y jamás hay resultados por parte de la justicia ni de la ciudadanía que se hace la ciega, sorda y muda ante cada caso. La indiferencia del cartagenero nos lleva a caer más bajo.

Cada vez los hechos que ocurren en la ciudad son más graves. El fiscal que lidera la lucha contra el narcotráfico en Paraguay escoge Cartagena para su luna de miel que terminó siendo amarga y dolorosa. Lo asesinaron en una playa “privada” y exclusiva. Sus asesinos entraron, salieron y desaparecieron, porque no ha habido poder humano que dé con el paradero, y es así como logra la capital de Bolívar estar en los principales medios de comunicación del mundo.

Autoridades que solo sirven para atizar y azuzar la tribuna virtual, mientras la delincuencia, la criminalidad, el hambre y la pobreza acaban con la ciudad.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS