Por la equidad de género

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En medio de un ambiente de colaboración y respeto hacia la tarea que cumplen las servidoras públicas, la Superintendencia de Transporte adelanta sus funciones de control, inspección y vigilancia encaminadas a preservar la prestación del servicio público de transporte y garantizar los derechos de los usuarios en todo el país.

Es una responsabilidad compartida entre 158 personas que integran la institución, 99 de las cuales, es decir el 63 %, son mujeres.

Más allá de abogar por el cumplimiento de las normas que regulan el transporte de pasajeros en las modalidades terrestre, fluvial, y más recientemente aérea; el fundamento de la entidad está enfocado en garantizar la seguridad y proteger la vida de los millones de ciudadanos, desde bebés en brazos hasta ancianos, quienes a diario hacen uso de los diversos medios de transporte en Colombia.

Y para llevar a buen puerto esta importante y vital gestión, nada mejor que contar con la energía y sensibilidad característica del género femenino, reconocida y admirada también por sus compañeros de trabajo, lo que las destaca igualmente como líderes y agentes de cambio.

La fortaleza de la democracia también se evidencia en la equidad de género e igualdad de oportunidades, por ello, la participación de la mujer en los escenarios de poder y toma de decisiones es una de las condiciones necesarias para el logro de esta premisa, y así quedó estipulado en la Ley 581 del 31 de mayo de 2000 “Por la cual se reglamenta la adecuada y efectiva participación de la mujer en los niveles decisorios de las diferentes ramas y órganos del poder público”.

Así, la Superintendencia de Transporte propende en hacer partícipes a las mujeres en el empleo en igualdad de condiciones, reconociendo sus aptitudes, habilidades, conocimientos, experiencia y formación, para el efectivo desarrollo de sus funciones.

La entidad constituye un espacio propicio de acción y participación, teniendo en cuenta que el 53% de los cargos directivos son ocupados por ellas.

También son madres, esposas, hijas e incluso abuelas, que asumieron el reto de ejercer su rol de manera comprometida, responsable, honesta y justa en pro del cumplimiento de los objetivos misionales. Sin duda alguna, la mujer impulsa y facilita las labores, y su aporte hace eco al valor del trabajo bien hecho y el cumplimiento oportuno de la gestión.

Como reconocimiento a la capacidad de la mujer, uno de los objetivos de la Superintendencia es buscar escenarios para que puedan desarrollar sus capacidades y conciliar sus múltiples responsabilidades productivas, reproductivas y comunitarias y así participar, organizarse y asociarse. El ideal es que la entidad se constituya en ejemplo en la eliminación de estereotipos y etiquetas culturales tejidas en torno a la discriminación y visión tradicionalista de los roles de género, frente a la equidad como aporte valioso de eliminación de barreras y crecimiento de nuestra sociedad.

*Superintendente de Transporte.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS