Columna


Por la reactivación inteligente

JUAN PABLO VÉLEZ

JUAN PABLO VÉLEZ

07 de mayo de 2020 12:00 AM

En Cartagena se podrían perder uno 260 mil empleos formales por el cierre de los negocios en la actual crisis. Personas que laboran en los sectores de comercio, turismo y servicios serán los más afectados con el cierre de empresas, ya que estos sectores concentrarían el 64% de los empleos que se perderían. Por eso el llamado es a continuar con la reapertura inteligente y progresiva de la economía para evitar que se agudicen las condiciones que ya enfrentamos, con la premisa de preservar la vida, defender el empleo y asegurar la estabilidad de millones de hogares.

Apoyamos al Gobierno en la reapertura de la actividad empresarial del país, a través de la implementación de protocolos de bioseguridad de manera responsable y concertados con las autoridades gubernamentales, para garantizar la salud y la vida de los ciudadanos.

De la perdurabilidad de las empresas y el comercio depende en gran parte el progreso de las sociedades y el crecimiento económico, por lo que abogamos en defensa del tejido empresarial.

El Gobierno, en compañía de diferentes sectores desde lo regional y lo nacional, ha realizado una eficiente gestión para mitigar los impactos de la pandemia en la salud y en la calidad de vida de los ciudadanos, y es por esto que los anuncios de medidas en materia económica son importantes para asegurar la irrigación de recursos a las empresas, pero se necesitan medidas más contundentes para evitar la destrucción del sector productivo.

En conjunto con la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio, Industria y Servicios, confirmamos el compromiso con la reactivación y el mantenimiento de la actividad productiva, a partir de la contención de la crisis sanitaria y la flexibilización de las medidas de confinamiento y en asegurar una efectiva articulación público-privada, que genere resultados para las empresas en tres frentes.

El primero es acceso a recursos oficiales y de diferentes organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, para mitigar los efectos negativos en la liquidez de las empresas y evitar su insolvencia. El segundo, el acceso a subsidios de nómina para evitar la destrucción del empleo, especialmente en sectores que no tienen la posibilidad de adoptar el teletrabajo. Y tercero, la extensión de plazos para solventar obligaciones tributarias y así optimizar el flujo de efectivo.

Desde la Cámara de Comercio de Cartagena mantenemos el compromiso de seguir articulados, escuchando las necesidades, proponiendo soluciones y gestionando acciones para respaldar y brindar apoyo a las empresas y el comercio.

*Presidente Ejecutivo Cámara de comercio Cartagena.

TEMAS