Columna


Preparándonos

RAÚL PANIAGUA BEDOYA

11 de abril de 2022 12:00 AM

La semana anterior las noticias sobre nuestro turismo fueron de las más disímiles y con los más opuestos enfoques e impactos, pues mientras se difundía la denuncia sobre el comercio sexual, especialmente de menores de edad prácticamente en todos los destinos o escenarios, el Ministerio de Transporte lanzaba la campaña de seguridad vial, acompañada de la información de que en nuestra ciudad tendremos 220 mil turistas para Semana Santa.

Esta cifra, que no sabemos cómo se obtiene, parece que solo por la proyección estadística con base en los datos de años anteriores, con bastante certeza no considera a todos aquellos cartageneros o no residentes por fuera de la ciudad, que se vienen a pasar por lo menos unos días donde algún familiar, que por lo tanto se deben considerar como turistas.

Igualmente, la semana pasada el Colectivo Somos Centro Histórico presentó un sólido documento de recomendaciones a la administración distrital, para ordenar o por lo menos regular unas actividades que cada día toman más fuerza en sus expresiones. Son por lo menos diez grandes sugerencias que incluyen propuestas serias y concretas sobre peatonalización, flujo vehicular, reactivación de La Matuna, control a horarios de funcionamiento de establecimientos, regulación de bicicletas, motos y patinetas, mendicidad, uso del espacio público, control a artistas de calle y ventas ambulantes, presencia de la policía entre otras recomendaciones.

Estas tres noticias, con diferencia de horas en su divulgación, parece que no generan efectos distintos a esperar que pasen unos días para que se hayan olvidado y volver o seguir en el mismo caos o desgreño, como lo estamos experimentando en los últimos meses, con las consecuencias que nadie sensatamente podrá identificar.

Por ejemplo, no sabemos si los efectos del accidente de un turista en la zona de Cholón, hace unos diez días, ya pasaron del todo, se están tomando seriamente las medidas respecto a la señalización de esta y otras zonas, o si efectivamente va a haber controles sobre lanchas entre la ciudad y sus distintos destinos; pues se nos ocurre pensar, de esos 220 mil visitantes en Semana Santa, ¿cuántos irán por lo menos un día a pasear en lancha a las Islas del Rosario o a Barú?

Así como en el transporte o en la policía se preparan para asumir sus responsabilidades en la Semana Santa, por el lado del sector público y los demás entes de control, ¿qué preparación están haciendo?, ¿cuál es la respuesta, así sea inicialmente, desde la administración a las propuestas del colectivo?

Dentro de esas propuestas hay un llamado a una actividad, como la de los vendedores ambulantes y estacionarios, que crece en forma desmesurada cada día en prácticamente todos los sectores, pero sin la menor regulación. ¿Será que es una estrategia para generar empleos en la ciudad? Creo que además del Colectivo, la ciudadanía merece respuestas.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS