Procrastinación

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ojalá todos podamos viajar a Montes de María en estos días a comprar un ñame o unos buenos caimitos. La excusa es lo de menos, lo importante es ver el panorama a lo largo de las dos carreteras nacionales con llegada a San Onofre y a El Carmen de Bolívar. La vía hacia ambos destinos está fragmentada en muchos minifrentes de trabajo, varios de los cuales llevan meses sin actividad, a un ritmo parecido al del oso perezoso.

Permanentemente nuestros líderes hablan con efusiva efervescencia y propiedad de la necesidad de avanzar y generar competitividad. Sin embargo, en esta región hay una marcada desarticulación gubernamental y una dejadez entre nosotros mismos, que en vez de unir voces y tomar decisiones trascendentales para el futuro, estamos conduciendo ciegos hacia un túnel de pobreza y subdesarrollo brutal.

En el país, luego de varias décadas, finalmente entendimos que comunicar las regiones con carreteras de doble calzada era una necesidad para no quedarnos rezagados. Pues bien, Bolívar, por los próximos veinte años, al menos, no podrá ver esa realidad, y tendremos que conformarnos con lo que están haciendo en las carreteras mencionadas, una simple y ambientalmente vulgar ampliación. Así es, gastan varios billones de pesos en una obra que además de no terminarse en los próximos años, no sirve para nada.

Un pedacito de pavimento adicional a cada lado de la carretera, sin al menos un intento de ciclovía, eliminación de algunas lomas, desestabilizando taludes, además de la masacre de árboles milenarios y frondosos, no es ninguna gracia. Eso no posee utilidad práctica y así no debemos despilfarrar la plata en un país con un hueco fiscal profundo. Me pregunto si alguien en Bolívar, al menos una persona, fue consultada para este despropósito, desde los gremios económicos hasta la Asamblea Departamental, para dejarnos meter semejante dinosaurio peludo. No hubo nadie en esta tierra que levantara la voz y dijera, señores patrones del interior, amos del mundo, que todo lo saben y pueden, esta colonia no necesita ampliación de carreteras, urgimos dobles calzadas.

No es necesario ser brujo para identificar que los que nos usan como títeres no solo querían gastar ese cuantioso recurso, sino que en su mente superior está la idea de cortar las posibilidades comerciales hacia el norte del país, maquiavélicamente tejiendo la necesidad de nuevos puertos desde donde sacar sus productos, por ejemplo, en Córdoba, donde si existen dobles calzadas. Toca despertar y pellizcarnos o nos lleva el diablo.

*Profesor

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS