¿Qué vamos a hacer?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La idea de ciudadanía en Grecia surge cuando los primeros Pater Familia renuncian a defender exclusivamente los intereses de su gens, y se dedican a buscar lo que tienen en común con los otros Pater Familia que conviven. Es decir, que en el momento en que cada cual renuncia a ser exclusivamente portaestandarte de su pequeño núcleo vital y lo abre para asumir aquello que comparte con los otros, se da el nacimiento de la ciudadanía.

Es más, los griegos tenían una palabra para significar aquel que no quería participar en la construcción de lo público, lo llamaban el Idiot (el idiota), que era aquel ciudadano que se preocupaba solo de sí mismo, de sus intereses privados y particulares, sin prestar atención a los asuntos de todos.

En ese sentido, estas letras no son más que un llamado al consenso, a la unidad; una provocación a que nos miremos (no como seres individuales), sino como seres grupales; a que seamos conscientes de nuestra capacidad de acción social, de intervención y de responsabilidad con esta ciudad.

Es que no puede ser que aquí hayan levantado un inmueble en frente del Castillo de San Felipe y nadie dijo nada. Se cayó un edificio (con falsa licencia de construcción) enterrando a 21 obreros y no pasó nada. Se escucharon audios que evidenciaban cómo los concejales amangualados con la administración tejieron toda una red de corrupción para saquear el prepuesto a punta de “libros” y contratos, y no pasó nada (es más, ellos no solo siguen en el Concejo sino que además aspiran nuevamente a ser reelegidos). Ahora se vuelven a destapar otros audios que confirman lo que ya sabemos: el manejo corrupto que existe detrás de las campañas electorales, y supongo que tampoco pasará nada. Y como si aún fuera poco, estamos ante candidaturas cuestionadas por procesos judiciales y disciplinarios que nos podrían llevar a una nueva interinidad... Pero en una democracia, donde los ciudadanos somos soberanos y tenemos la capacidad de intervenir y tomar decisiones en los asuntos políticos, la pregunta no es “¿qué va a pasar?”, sino “¿qué vamos a hacer?”. Porque la salida a esta crisis no tiene piloto automático, por lo tanto, aquí pasará lo que hagamos o lo que dejemos que pase.

Por favor, ¡reaccionemos! Ha llegado el momento de cambiar el curso de nuestra propia historia. Ya no es época de resistir, sino de levantarnos. Por dignidad, por justicia, por amor... recuperemos esta bella tierra (que no es de unos cuantos) sino de todos.

*Abogada y analista política.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS