¿Quién tenía razón?

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“A todos nos cuesta reconocer nuestros errores, supone aceptar que tenemos un punto de debilidad, hacer ver que no somos perfectos, aunque la perfección no exista. A todos nos gusta vernos y que nos vean fuertes pero realmente una persona es fuerte cuando después de cometer un error, lo acepta, lo reconoce y busca soluciones”. Este es un principio sabio de la sicología moderna.

Hace ya unos días nos enteramos, por notas de prensa, radio y televisión, que la Universidad Nacional de Colombia, contratada para hacer estudios de vulnerabilidad sísmica en dieciséis edificios construidos irregularmente, sugirió evacuar, inmediatamente, cuatro de ellos: Villa Mary, Portal de Blas de Lezo, Portal de Los Alpes y Alpes 31. El informe que le fue entregado al alcalde encargado, Pedrito Pereira, dice puntualmente que “fueron construidos con materiales inadecuados y sin tener en cuenta los requerimientos mínimos estipulados por el Reglamento Colombiano de Construcciones Sismo Resistentes”.

Agrega el informe: “De acuerdo con la Universidad Nacional, las patologías que han identificado se encuentran en muy mal estado, por lo que teniendo en cuenta que todos los edificios fueron construidos de la misma forma, estarían en las mismas condiciones, por lo que recomienda continuar con la evacuación y lograr que los habitantes salgan de sus apartamentos para evitar tragedias como la ocurrida con el edificio Portal de Blas de Lezo II, donde murieron 21 personas”.

Causa bastante extrañeza y algo de desconfianza que esta noticia no haya tenido el despliegue que se le dio al informe de la Universidad de Cartagena, cuando personas, unas versadas y otras desconocedoras del tema, salieron a descalificar los estudios hechos por la alma mater basándose en algunas incongruencias, de menor importancia, que presentaba un informe preliminar entregado a la Alcaldía Distrital.

Situaciones como esta se han vuelto reiterativas y con la ayuda de las redes sociales se escribe y vocifera en contra de personas e instituciones sin que se hagan las correspondientes rectificaciones, cuando se demuestra que éstas salen indemnes de alguna situación que las puso en entredicho.

Yo, como profesional egresado de la Universidad de Cartagena, seguiré defendiéndola a capa y espada, aunque esto me traga animadversión o resentimiento de los colegas que no tuvieron el tino para manejar una situación, que pudo resolverse a nivel profesional, sin tener que hacerle el juego a los, sensacionalistas, cazadores de noticias para desprestigiar a una institución que ocupa un lugar destacado dentro del concierto de las universidades del mundo, tal como lo dice la nueva edición del Scimago Institutions Rankings, una de las herramientas de clasificación más completa del mundo dedicada al análisis de los resultados de investigación colaborativa e innovación, que le otorga a la Udecé el puesto 16 dentro de 100 universidades de Colombia.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS