Columna


Reactivando vamos salvando

CÉSAR PIÓN GONZÁLEZ

CÉSAR PIÓN GONZÁLEZ

17 de septiembre de 2020 12:00 AM

Protestas, violencia intrafamiliar, violencia social, incumplimiento de normas y justicia tomada por propias manos, podrían ser las principales manifestaciones del ciudadano por la afectación económica y psicológica, inducidas e intensificadas por el desempleo y el confinamiento que han originado la pandemia, y que sirven de catalizadores de la exclusión social que ya padecía la ciudad.

Son muchas las decisiones políticas que ante una situación tan compleja como la que vivimos se deben tomar e implementar; sin embargo, los esfuerzos deben concentrarse necesariamente en tres pilares, ya de por sí fundamentales antes de la pandemia: empleo, salud y seguridad. Lo anterior, porque el ingreso económico, la subsistencia y vida digna son condiciones necesarias para el ejercicio de ulteriores derechos y libertades que permitirán tener una visión más clara y por lo tanto enriquecedora sobre otras problemáticas que enfrentamos como ciudad y, en últimas, como humanidad.

De acuerdo con la revista ‘The Economist’, Colombia ocupa hoy el primer lugar de tasa de desempleo en las principales economías del mundo (parece que así nos podemos clasificar) con 20,2%, presentando un incremento del 9,5% comparado con el mismo trimestre del año anterior. Al alcalde, mi reconocimiento por su trabajo, pero mi invitación es que de manera prioritaria y urgente concentre sus esfuerzos en la ardua misión de reducir los altos niveles de desempleo en que vivimos. La reactivación económica debe necesariamente iniciar con la participación del Distrito como incentivador de la demanda. Hoy se construye futuro, el pasado fue y hoy la ciudad será más susceptible a la muerte por hambre y violencia. Cartagena tiene altos índices de informalidad en su fuerza laboral, los cuales alcanzan el 60% por la connotación turística y portuaria de nuestra ciudad. Los trabajadores informales se encuentran ahora más susceptibles y vulnerables que antes por los problemas de la economía mundial. Señor alcalde, para habilitar la construcción no puede improvisarse en el uso del suelo por decreto. Esto amerita una modificación excepcional por acuerdo, además, hay que flexibilizar más el pago para Predial, Industria y Comercio, y sentarse con la banca para proteger almacenes y servicios para que no sigan quebrando y despidiendo a su personal. El Distrito no puede dormirse en los laureles: necesita 5 billones para el cuatrienio con el fin de liderar, con la transparencia del Plan de Desarrollo, el barco de la reactivación económica de la ciudad, lo cual sólo es posible con la emisión de bonos o con créditos a la banca que nos permitan aprovechar esta época para la inversión en infraestructuras educativa, hospitalaria y vías que garanticen la interrelación e integración de su gente cuando despegue la economía.

*Concejal de Cartagena.

TEMAS