Realidades de la pandemia

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Muchos escritos argumentan que la actual crisis ha revelado nuestros problemas como sociedad. Nos ha recordado que vivimos en una alta desigualdad económica y social, donde las oportunidades no son iguales para todos y con problemas serios en el sistema de salud. Es cierto que hay mucho por resolver, pero también es innegable que el COVID-19 llegó en un momento donde el país tiene herramientas que permiten afrontarlo de una mejor manera.

La pandemia se presentó después de un periodo de bonanza económica, el cual permitió reducir sustancialmente la pobreza en las dos primeras décadas del siglo XXI. El porcentaje de personas viviendo en condiciones de pobreza monetaria se redujo de cerca del 50% en 2000 al 27% en 2018. Lamentablemente gran parte de esta reducción se perderá en la actual crisis, pero las consecuencias de la pandemia podrían ser mucho mayores de haberse presentado a comienzos del siglo.

Otro aspecto positivo es la existencia de programas de atención a la población vulnerable como Familias y Jóvenes en Acción o Adulto Mayor. El país tiene hoy un marco institucional que ha permitido una respuesta relativamente rápida con giros extraordinarios a los beneficiarios de esos programas. Más aún, la experiencia adquirida facilitó el diseño y la puesta en marcha de un nuevo programa como Ingreso Solidario en un tiempo muy breve.

A pesar de las quejas sobre el sistema de salud, los avances en cobertura son innegables. Hoy se puede enfrentar la pandemia trabajando por mejorar el acceso a los beneficiarios y la oferta de salud, no hay que partir de generar la cobertura que no existía 20 años atrás.

Igual sucede con el sistema educativo, donde la discusión no es cómo atender a la población escolar sino los problemas de acceso a la educación virtual que pueden tener los grupos más vulnerables. La pandemia ha puesto de frente los problemas de calidad de educación por diferencias en acceso a mejores herramientas de aprendizaje. Se debe continuar trabajando en este campo y asegurar la menor deserción escolar posible en medio de la crisis.

Tal vez la mayor debilidad revelada por la pandemia es la escasez de recursos públicos y la poca transparencia en su ejecución. Tenemos un Estado que gasta más de lo que le ingresa y que no logra alcanzar los resultados esperados con lo que invierte. Probablemente la mayor tarea como sociedad es trabajar por tener un sector público con mayores fondos y más eficiencia en el uso de estos, que permita prestar mejores servicios a la población vulnerable y disminuir desigualdades.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS