Columna


Rebeldes con sabiduría

RAFAEL VERGARA NAVARRO

21 de noviembre de 2020 12:00 AM

Del sur recibo y comparto la energía que alimenta el espíritu y ayuda a superar el dolor de la tragedia que inundó la Casa, San Andrés y con furia destrozó Providencia. Son certezas, “pensasientos” de la cultura prehispánica victoriosa que gobierna Bolivia y donde con el permiso de todos los dioses, la Pachamama, los Mayores, los pueblos, en su posesión de vicepresidente, David Choquehuanca, nos recuerda que comunicarse y dialogar es un principio del vivir que proviene de las culturas milenarias, que enseñan “que todo está interrelacionado, que nada está dividido, que vayamos juntos, que nadie se quede atrás, que todos tengan todo, que a nadie le falte nada; que el bienestar de todos es de uno mismo, que ayudar es un motivo de crecer y ser feliz, que renunciar en beneficio del otro nos hace sentir fortalecidos”.

Con solemnidad explica que “Ayllú -valor esencial- no solo es un sistema de sociedad de seres humanos sino espíritu de la vida, de todos los seres, de todo lo que existe o fluye en equilibrio en nuestro planeta o madre tierra” y ratifica su existencia pese a que desestructuraron códigos y exterminaron otros para imponer el pensamiento colonial. “No lograron apagarnos, estamos vivos, somos fuertes, somos como la piedra, fuego que nunca se apaga, somos jaguar, katari, somos mayas, guaraníes, mapuches, aimaras, quechuas, jopis y somos los pueblos de la cultura de la vida que despertamos, somos rebeldes con sabiduría”.

En la transición que se repite cada 2000 años y los ciclos “pasamos del no tiempo al tiempo, iniciando un nuevo amanecer donde la empatía por el otro o el bien colectivo sustituya al individualismo egoísta, y nos miremos todos iguales. ¡Unidos valemos más!

Es tiempo de volver a ser “jiguasa”: no soy yo somos nosotros. Es la muerte del egocentrismo, el antropocentrismo y del eurocentrismo”.

Recordó que desde 2006 en búsqueda de identidad encontraron equilibrio en la sabiduría de una de las civilizaciones más importantes del planeta y están recuperando saberes, códigos, la cultura de la vida, los cánones civilizatorios de una sociedad que vivía en íntima conexión con el cosmos, con el mundo, con la naturaleza y la vida individual y colectiva y garantizaba el bien individual y comunitario. “Estamos en el tiempo de recuperar nuestra identidad nuestra raíz cultural, nuestro sapie. Tenemos filosofía, historia, somos personas y tenemos derechos. Uno de los cánones es la sabiduría heredada en torno a la Pacha. Garantizar equilibrios en todo tiempo y espacio es saber administrar todas las energías complementarias: la cósmica que viene del cielo y la que emerge de debajo de la tierra. Esas dos fuerzas cósmicas telúricas interactúan creando lo que llamamos vida como una totalidad visible de Pacha Mama”, agregó. En política saben que el águila para volar necesita tener dos alas.

TEMAS