Recuperación con desafíos

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El pasado 8 de marzo el Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió una declaración sobre las condiciones de la economía colombiana, luego de que un equipo técnico de esa institución concluyera una de las visitas periódicas que realiza a los países miembros.

Este reporte se convierte en un referente para los analistas económicos, ya que presenta una visión de las condiciones macroeconómicas del país. Es así como, muchos agentes económicos lo tienen en cuenta para la toma de decisiones de inversiones futuras en Colombia. El FMI señala que nuestra economía muestra una recuperación resistente con desafíos a mediano plazo.

El informe inicia señalando que se tiene previsto un crecimiento del 3,5% para 2019, en gran parte como resultado del buen desempeño de la demanda interna. Aun cuando la demanda externa ha sido más débil de lo que se esperaba, con una volatilidad de los precios del petróleo, el FMI indica que la economía colombiana se ha beneficiado del moderado y continuo apoyo de la política monetaria, la menor carga tributaria prevista en la Ley de Financiamiento para las empresas y el mayor gasto fiscal.

Otro aspecto mencionado en el informe es que el dinamismo de la demanda interna ha implicado un deterioro de las condiciones externas. Se espera que el déficit de la cuenta corriente (3,8% del PIB en 2018) permanezca elevado en 2019, por el rápido crecimiento de las importaciones y porque las exportaciones no petroleras continúan sin despegar.

No obstante, este déficit se ha financiado con holgura gracias a la inversión extranjera directa e indirecta. En caso de que el precio del petróleo no aumente y no existan políticas de ajuste adicionales, el FMI considera que el acople externo será uno de los desafíos de la economía colombiana en el mediano plazo.

De acuerdo con el FMI, otro de los desafíos que enfrenta Colombia es la atención de los migrantes venezolanos, que se ha estimado en cerca de 0,5% del PIB y podría llevar al país a no alcanzar la meta fijada para el déficit fiscal en 2019 (2,4% del PIB).

Además, el organismo multilateral destaca que se requiere de algunas reformas estructurales que permitan mayores recursos públicos. Dentro de las medidas, se contempla una simplificación tributaria que lleve a eliminar varios de los regímenes preferenciales para las sociedades; ampliar la base de las personas naturales obligadas a declarar renta e IVA sin olvidar la progresividad y la protección de los más vulnerables; y una mejora a la eficiencia de la administración y el recaudo de los impuestos.

El reporte también recalca la importancia de mejorar la calidad del gasto público. Aquí sugiere mejorar la orientación de los subsidios energéticos y la selección de los proyectos financiados con inversión pública.

Termina dando un espaldarazo a la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo sobre la unificación del diseño del presupuesto para mejorar su consistencia y lograr una mayor integración de este con programas de mediano y largo plazo. Queda la duda sobre cómo se llevará a cabo el proceso de unificación y si realmente esta división es un factor determinante de la mala calidad del gasto público colombiano.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS