Columna


Respaldo a la Alcaldía

JESÚS OLIVERO

20 de noviembre de 2020 12:00 AM

Cartagena necesitaba un cambio en su ecosistema político y la elección de William Dau fue un punto de inflexión significativo. Muchos piensan que es mejor tener de alcalde a un ladrón, a alguien honesto y de pocas acciones. Esta falta aparente de eficiencia administrativa está motivando las acciones de revocatoria en algunos sectores de la ciudad.

Aquí no debe haber discusión. En este momento, antes que pensar en remover al burgomaestre, es necesario rodearlo y participar, de la mejor manera, en impulsar iniciativas conducentes a disminuir la desigualdad, generar alternativas económicas para las familias de escasos recursos, y trabajar para contar con un futuro cercano más incluyente y decente.

Lo anterior no debe tomarse como un espaldarazo incondicional. El alcalde, a estas alturas, debe saber que su lenguaje, infantil y repetitivo, le está restando credibilidad. Cuando los ciudadanos votamos para que nos representara, no le entregamos una carta en blanco. Lo hicimos confiando en que trabajaría para una Cartagena con menos brechas, pero respetando las instituciones que en conjunto nos permiten vivir en un Estado de derecho. Las peleas con la Procuraduría y los insultos a la U. de Cartagena, por mencionar dos ejemplos, son desafortunados, reprochables e innecesarios.

Aunque la bandera izada en su elección fue contra la corrupción, esta ciudad necesita mucho más que persecuciones a corruptos. En este sentido, el alcalde debe ponerse el cinturón y empezar a identificar posibles soluciones. Me preocupa la falta de iniciativas y los oídos sordos. Hay que tratar de buscar la forma de impactar de forma rápida en problemas coyunturales. Tenemos muchos, pero conseguir dosis gratuitas de Vitamina D y Zinc para las personas de escasos recursos y vulnerables frente a COVID-19, resolver el problema de los peajes, eliminar el basurero satélite permanente del Hospital Universitario y los cientos regados por la ciudad, empezar la construcción de vivienda adaptada a cambio climático en los barrios perimetrales, sacar los edificios de los cuerpos de agua, contratar a los vecinos para la limpieza de los caños, y masificar programas de cultura ciudadana, son acciones necesarias para empezar de inmediato, y varias pueden resolverse usando el teléfono, física gestión.

Si Dau no empieza a trabajar por la ciudad, le estaremos labrando el camino a que regresen los mismos de siempre. Habremos perdido una oportunidad para iniciar un proceso de cambio y será virtualmente imposible volver a tener de alcalde a alguien independiente y preocupado por salvar a Cartagena.

*Profesor.

TEMAS