Respetado señor Dau

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Aunque le escribo a usted como alcalde de la ciudad, quiero dirigirme también al ciudadano, al cartagenero. Probablemente su apretada agenda no le permita leer esta carta por esta obsoleta vía. Espero que se la hagan llegar por una de esas redes sociales que tan magistralmente manejó su campaña.

Sé que no necesito repetir lo que usted y toda Colombia sabe: casi 300 mil cartageneros viven en condición de pobreza y más de 35 mil viven en indigencia; en la zona insular, esa en la que todos nos divertimos, el 97% de sus hogares tienen las necesidades básicas insatisfechas y más de la mitad vive en la miseria; Cartagena esta entre las ciudades más pobres y con el nivel de ingresos per cápita más bajo.

Antes que nada quisiera agradecerle por lo que logró, aún sin posesionarse: demostró que el voto de opinión no tiene precio y puede derrotar a las maquinarias electoreras; generó un proceso arduo, serio y eficiente de empalme y escogencia de su equipo de trabajo que, parece, permitió escoger a los mejores.

Al igual que la mayoría de cartageneros albergo grandes esperanzas con su alcaldía y por ello confío en que, con su liderazgo, salgamos de este marasmo y Cartagena cambie, para bien y para siempre. Está claro que a todos nos conviene que usted tenga éxito como alcalde; sin embargo, sé que hay personas que desean que a usted le vaya mal y hacen, y harán, todo lo posible para que así ocurra, de contera, nos vaya mal a todos, incluidos a ellos.

Como muchos, yo quisiera que usted logre hacer las megaobras que por lustros han estado congeladas en la nevera de la corrupción e ineptitud rampantes. Tengo para mí que, además de mejorar nuestro diario vivir, ellas promoverían el sentido de pertenencia que tanto necesitamos. Paralelo a eso quisiera que usted, con justicia social, redujera al menos la cada vez más amplia brecha que separa a nuestras dos Cartagena. Brecha que al crecer hace más corta la mecha que, tarde o temprano, hará explotar el barril de pólvora del latente inconformismo.

Como cartagenero optimista yo esperaría que usted hiciera esas obras y muchas más; sin embargo, en 30 años hemos tenido 24 alcaldes. Así, es fácil imaginar las grandes dificultades que usted enfrenta. Por ello señor alcalde, parodiando a Platón ‘mejor un poco que esté bien hecho, que una gran cantidad imperfecta’, quisiera ser más realista que conformista, para pedirle que yo me daría por satisfecho si usted logra completar su cuatrienio; genera una relación honesta y provechosa con el Concejo, políticos, dirigentes industriales, comerciales y turísticos que lo convierta en líder de todos ellos y vocero de los cartageneros; enseña que hacer las cosas bien sí paga; demuestra que la política y la honestidad no son incompatibles. Como Platón, creo en usted y en que “la medida del hombre reside en cómo obra con el poder”.

*Profesor Universidad de Cartagena.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS