Columna


¿Se puede rectificar?

GABRIEL RODRÍGUEZ OSORIO

11 de octubre de 2021 12:00 AM

El acuerdo de La Habana sí se puede rectificar, como lo planea María Fernanda Cabal. O se reforma o se deroga. En Irlanda tuvo que rectificarse hasta llegar al acuerdo final, pero con total consenso.

Según se entiende, sí es posible, porque lo político está por encima de lo jurídico y en Derecho lo que se hace se puede deshacer, sobre todo si ha sido contraproducente, como es el caso de este Acuerdo, que en vez de unir dividió a la nación, como no se veía desde los tiempos de la Guerra de los Mil Días, dejándonos además sumidos en el caos que produce el narcotráfico, actividad que el Acuerdo protege. Y porque el mismo contemplaba que para aprobarlo debe ser refrendado por el pueblo colombiano, aprobación que no se cumplió.

Las Farc, por su parte, dice que los acuerdos firmados son inmodificables y que ya fueron registrados en la ONU y en Suiza como un tratado humanitario internacional, y no es así. En la práctica, este dilema debe ser resuelto política y no jurídicamente, porque el compromiso de la paz no es con los suizos ni con el derecho internacional, sino con los colombianos.

Sin embargo, para resolver la tesis de la aprobación algunos expertos dicen que “carece de validez jurídica al no ser refrendado por los colombianos, y no es un acuerdo internacional, de manera que no se le puede aplicar las reglas internacionales. El enviarlo a Suiza y depositarlo en los convenios de Ginebra, no le da valor a nada, porque su validez está sujeta a la aprobación soberana del pueblo colombiano. Como tampoco podrá ser incorporado a la legislación interna. Al haber ganado el NO, el acto legislativo no entra en vigencia y la protocolización que se hizo ante la ONU no deja de ser un acto meramente político, que no tiene efectos jurídicos para el Estado colombiano”.

Fue tanta la propaganda estatal para la aprobación del Acuerdo mediante el plebiscito, que en su momento el guerrillero, alias ‘Tornillo’ dijo: “Estamos seguros que va a ganar el pronunciamiento masivo del pueblo colombiano, refrendando los acuerdos, pero si llegara a producirse la victoria del NO, pues no consideramos que eso tenga que dar al traste con el proceso, de todas formas no veo a la guerrilla de nuevo en la guerra”.

Sin embargo, siguieron delinquiendo en el narcotráfico, asociados con el régimen de Maduro. El mensaje de ‘Tornillo’ ratifica que las Farc aceptaba la jurisdicción de la Corte Constitucional, que definió que el mecanismo de refrendación es el plebiscito. Y solo él le dará su aprobación. Y cualquiera que sea el resultado, este será vinculante y generará legitimidad. Es en ese momento cuando se violó ese precepto y empieza la gran división que hoy vivimos los colombianos. Rectificar el acuerdo como plantea la doctora Cabal es la única manera de ir reconstruyéndonos, para producir una paz definitiva, estable y duradera.

*Arquitecto.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS